El 17 de Mayo es reconocido a nivel internacional como una fecha emblemática en la reivindicación y lucha por los derechos del colectivo de la Diversidad Sexual, toda vez que en el año 1990 la Organización Mundial de la Salud suprimió a la homosexualidad de la lista de enfermedades mentales.
Es una fecha digna de ser celebrada por formar parte de uno de los capítulos en la conquista por la igualdad de los derechos del colectivo LGBTIQ, conmemorando la lucha contra la homofobia y transfobia, las que actualmente siguen siendo una realidad en varios países del mundo donde el colectivo de la diversidad sexual es violentado, ocultado y reprimido.
Un país inclusivo es un país diverso, que celebra la diversidad. Un país diverso tiene el deber de ser inclusivo. Uno de nuestros patrimonios más importantes es la variedad y pluralidad de nuestra gente Sin embargo, durante años hubo ocultamiento y olvido en el reconocimiento de un colectivo que es parte de la identidad nacional, el colectivo de la Diversidad sexual, conformado por las diversidades en lo que refiere a la orientación sexual e identidad de género.
La Ley de Identidad de Género 26.743 de Mayo del 2012 prescribe que todas las dependencias del país deben respetar la identidad de género adoptada por las personas transgéneros, transexuales y travestis que utilizaren un nombre distinto al de su documento, con el objeto de promover el respeto por la identidad autopercibida. A partir de esa normativa, las personas son llamadas, citadas, e inscriptas en los legajos de las dependencias públicas con el nombre autopercibido.
Luego de años de lucha y decisiones políticas, se ha colocado en agenda de políticas públicas la Diversidad Sexual, existiendo aun mucho camino por recorrer para lograr la igualdad real, y no solo normativa; con pleno empleo, sin discriminación, inclusión educativa, acceso a la salud y a la justicia, trato digno, entre otros.
Si bien es cierto que el cambio cultural suele ser lento, la lucha de las organizaciones civiles por los derechos humanos durante este período de más de 30 años hace que hoy podamos no solo conmemorar dicha lucha, sino también celebrar los logros adquiridos, llamándonos a la reflexión, recordación, educación y promoción de los derechos del colectivo de la diversidad sexual.
Una sociedad más justa, inclusiva, igualitaria y respetuosa de su diversidad es un trabajo de todos los días y en conjunto; desde las organizaciones de la sociedad civil, militando sus causas, generando conciencia y elaborando propuestas; desde el Estado, implementado políticas públicas que den respuestas efectivas; y desde la ciudadanía en general, reafirmando a través de los cambios culturales el camino hacia una sociedad sin discriminación.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora