*

"2 gaseosas $120. Empanadas por cucarachas: no cobradas. Total a pagar: $120"
Angel Vélez, un salteño cultor de la gastronomía regional, denunció ofuscado que el pasado fin de semana en un restaurante céntrico de la Capital le sirvieron "media docena de empanadas, con cucarachas en el plato. Fuimos un grupo de ocho personas, entre adultos y adolescentes. Fue una terrible experiencia", contó Vélez.
empanadas cuca.jpg
Fotografía tomada por los comensales denunciantes de la situación.
Fotografía tomada por los comensales denunciantes de la situación.
El hombre, a través de WhatsApp contó aEl Tribuno: "Elegimos las empanadas por sugerencia de la señorita que nos atendió. Pedimos dos gaseosas para acompañar. Cuando una de las chicas se dio cuenta de que la salsa tenía una cucaracha se lo informó a la moza. Como respuesta nos dijeron que no nos cobraban las empanadas pero sí las gaseosas, $120 por las dos. Les hice saber de mi desconformidad por lo caro y por la falta de higiene".
Siguiendo con su relato, el comensal señaló: "Lejos de preocuparse por la situación, me dijeron que si no pagaba no podía salir del lugar. Se mostraron prepotentes. La moza le dijo al cajero que se pare en la puerta para que no salga. Entonces pagamos pero pedimos factura por las gaseosas y por las empanadas con cucarachas que no pagamos y la señorita hizo la boleta".
Vélez contó que se fue con la boleta, pero al llegar a su casa se dio con la sorpresa de que no coincidía el membrete con el local gastronómico. "Se burlaron de todos nosotros", afirmó el hombre.
En la descripción, la boleta rezaba: "2 gaseosas $120. Empanadas por cucarachas: no cobradas. Total $120".

Denuncia e indiferencia

Angel Vélez contó que denunció la situación en la Policía del Turista. "Me atendió un cabo de apellido Cruz, pero me dijo que no podía hacer nada porque no hubo robo y me sugirió que recurriera a Defensa al Consumidor pero allí solo atienden de lunes a viernes y era fin de semana", recordó el hombre.
Lejos de aplacarse por la indiferencia Vélez se dirigió al Ministerio de Cultura y Turismo, desde donde me enviaron a la Secretaría de Turismo y Cultura, donde finalmente hice la denuncia, pero me aclararon que ellos no tenían nada que ver con esos temas".
El lunes pasado a primera hora el comensal disgustado aún por la situación fue a Defensa al Consumidor, donde también radicó una denuncia, cuyo expediente lleva el número 231-107698/2016. Finalmente, Vélez visitó Dirección General de Inspecciones, área de Bromatología, donde lo atendió Fernando Guanca, y dejó asentada la falta de higiene. Se abrió otro expediente, con el número 567.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...