"Nuestros hermanos y mis sobrinos debieron permanecer 24 horas tirados en el piso hasta que desde Salta enviaron un forense a Tartagal".
Con esas palabras la tía de Leonel y Fernando Negrete, jóvenes que perdieron la vida en un accidente vial en Zanja Honda, denunció las calamidades que debieron sufrir para que les entreguen los cuerpos de sus hermanos de sangre.
La mujer relató ayer vía telefónica que poco después de que levantaran los cuerpos que se hallaban destrozados sobre la ruta 34 les informaron que los mismos iban a quedar en la morgue del hospital Juan Domingo Perón de Tartagal.
"Cuando llegamos allá, la misma tarde del accidente, nos encontramos con que la autopsia ordenada por la fiscal de turno no se iba a realizar por falta de profesionales en la zona, aunque figuran en los padrones dos médicos forenses para el departamento San Martín. Después nos dijeron que debíamos esperar y que el forense ya venía desde Salta capital. Es verdad -dijo-, pero llegó 24 horas después. Los cuerpos fueron entregados a las 14 de ayer. La mujer dijo que iba a denunciar los hechos con fotografías, videos y otras pruebas que mostrarán que la morgue del hospital es una pieza sin refrigeración donde depositan los cuerpos directamente en el piso.
"Así estuvieron mis sobrinos, en el suelo, es una vergenza", se quejó.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...