Unos 6.300 comercios debieron cerrar sus puertas en el período comprendido entre enero y agosto, y las ventas cayeron 35 mil millones de pesos por la recesión, afirmó hoy el presidente de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), Osvaldo Cornide.
"En ocho meses cerraron 6.300 comercios y cayeron 35 mil millones de pesos las ventas por la recesión. Por ese motivo se necesita la rebaja de los aranceles que cobran las tarjetas de créditos", argumentó el dirigente. Alertó sobre la caída del consumo y estimó que "hay un porcentaje importante de baja, que en todos los rubros ronda en el 6% de caída de producción".
En declaraciones radiales, Cornide reclamó que se tratara el proyecto para rebajar aranceles cobrados por las tarjetas de crédito en la Cámara de Diputados. "Elaboramos un proyecto y el Senado lo aprobó por unanimidad. Hace 90 días que la iniciativa está en la Cámara de Diputados. Estamos a veinte días de que terminen las sesiones ordinarias", criticó y subrayó: "Estamos indignados".
El proyecto de reforma de ley fue aprobado en septiembre por unanimidad con 58 votos para reducir el monto que cobran las operadoras a los comercios, en medio de una fuerte discusión entre el oficialismo y los opositores. La propuesta es reducir del 3 al 1,5 por ciento las comisiones por compras con tarjetas de crédito y eliminar totalmente las correspondientes a las tarjetas de débito, que actualmente están fijadas en el 1,5 por ciento.
La Cámara Argentina de Comercio y Servicios (CAC) también exige su aprobación, mientras se reunió con diferentes funcionarios con el motivo de expresar la preocupación que tiene el sector respecto de la cuestión. El presidente de la Asociación de Bancos de la Argentina (ABA), Claudio Cesario, rechazó la iniciativa, al considerar que el consumo no aumentará "bajando la rentabilidad de otros sectores".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Franco Cardozo
Franco Cardozo · Hace 1 mes

Y así Macri ya habla de reelección, mientra esté el seguirá los aumentos y llegaremos al hambre como el tiempo de Alfonsín.


Se está leyendo ahora