Baldomero Fernández Moreno, autor del poema "70 balcones y ninguna flor" se destacó por su fina sensibilidad y su forma de observar y apreciar la realidad en las cosas cotidianas y sencilla.
Su poesía se encuadró dentro de una corriente literaria denominada "Sencillismo", todo lo contrario que pasa en estos días en el país y que nos expone gratuitamente.
En el traspaso de mando presidencial, la gente de Cristina invitaba para un lado, mientras que Mauricio Macri se impuso finalmente y dijo que la ceremonia se hará en la Casa Rosada.
A cambiar sobre la marcha, de lo contrario iban a chocar los invitados al acto.
Otro bochorno: en las elecciones realizadas en la AFA: complicadas, tramposas y a la vista de todo, veedores incluidos. No estaba cerca el "mago sin dientes", pero los muchachos lo hicieron.
Un voto por aquí, otro por allá y de repente se adosó otro como por arte de magia. Debían votar 75 y aparecieron 76 votos.
Setenta y seis votos hay en esta urna/ setenta y cinco electores/y ninguna flor/¿A sus electores, Señor, qué les pasa?/ ¿Odian la transparencia, odian el amor? Perdón Baldomero.
Un amigo mío cuenta una fábula: "Un ángel le dice a Jesús: Señor usted no está cumpliendo con lo prometido. ¿Cómo te atreves? contesta el Señor.
"Usted prometió que en la tierra iba a existir equilibrio: cada país iba a tener algo bueno y algo malo. Por ejemplo: los árabes iban a tener petróleo, pero con mucho desierto, Asia iba a tener mares, pero con poca tierra. En cambio la Argentina, en el otro extremo tiene: tierra, montaña, mar y el trigo para elaborar su pan. Tiene todo".
El Señor, muy tranquilo le dijo: Qué sea la última vez que me decís algo así, para agregar. Es verdad tiene todo, pero, ¿y la gente?

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora