El 6 de agosto se cumplirá un nuevo aniversario del fallecimiento de Serapio Gallegos, párroco e intendente de Cerrillos. Y aunque no fue el primer jefe comunal, es considerado el organizador institucional de la localidad.
En reconocimiento a su labor, en 1967 y por iniciativa del Club Pueblo Nuevo, se creó la Semana de Cerrillos, con el objetivo de rescatar las fechas históricas del pueblo, que hasta entonces permanecían olvidadas. Para ello se organizaron charlas, conferencias y clases alusivas en las escuelas.
Así fue que en la primera Semana se recordó, luego de 151 años, el Pacto de los Cerrillos, los combates librados en la zona por Gemes, la llegada del ferrocarril, la construcción de los edificios que formaban parte del patrimonio arquitectónico del pueblo (iglesia, municipalidad, policía y gruta de San José).
La primera Semana de Cerrillos, al igual que la que se celebraron con posterioridad, tomó como fecha central, el 6 de agosto, día que el presbítero Serapio Gallegos falleció en 1889.
Se desconoce la fecha precisa de su nacimiento, ocurrida en 1824. Fue hijo de don Manuel Antonio Gallegos, funcionario del gobierno del general Arenales en 1822. Realizó sus estudios sacerdotales en Córdoba, donde en 1850, obtuvo su título doctoral y la ordenación sacerdotal. De regreso a Salta en 1853, fue párroco e intendente de Cerrillos.
Logró la urbanización del pueblo, la construcción del centro cívico (casa municipal y comisaría), la plaza que hoy lleva su nombre y el cementerio y la elección del templo local.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora