El sábado 26 de abril de 1986 un alarmante accidente nuclear puso a temblar al mundo durante un simulacro de seguridad en el que falló el reactor número cuatro de la planta Vladimir Ilich Lenin en la República de Ucrania que en ese entonces formaba parte de la Unión Soviética.
La falla sobrecalentó el núcleo de la central y provocó una explosión a 18 kilómetros de la ciudad de Chernobyl.
Considerado junto a la fusión nuclear de Fukushima, Japón en 2011 como el incidente más grave en la Escala Internacional de Accidentes Nucleares, el de Chernobyl constituye uno de los mayores desastres ambientales de la historia.
Aquel día, durante una prueba en que se simulaba un corte de electricidad, un repentino aumento de potencia en el reactor 4 provocó el sobrecalentamiento del núcleo, lo que terminó provocando que explotara el hidrógeno en su interior.
El objetivo era comprobar si la energía de las turbinas podía generar suficiente electricidad para las bombas de refrigeración del reactor en caso de falla.
La explosión expulsó a la atmósfera materiales radioactivos y tóxicos como dióxido de uranio, carburo de boro, óxido de europio, erbio, aleaciones de circonio y grafito, 500 veces más peligrosas que las liberadas por la bomba atómica arrojada en Hiroshima, Japón, en 1945.
La explosión mató al instante a 31 personas y forzó al gobierno ucraniano a evacuar a 116.000 personas provocando una alarma internacional por la radioactividad que llegó a 13 países de Europa central y oriental.
Después del accidente, se inició un proceso masivo de descontaminación, contención y mitigación con un ejército de 600.000 personas liquidadores, en las zonas circundantes al lugar del accidente y se aisló un área de 30 kilómetros de radio alrededor de la central nuclear que sigue aún vigente.
Solo una pequeña parte de los liquidadores se vieron expuestos a los altos índices de radiactividad. Los trabajos de contención sobre el reactor afectado evitaron una segunda explosión de consecuencias mayores que podría haber dejado inhabitable a toda Europa.
Dos empleados de la planta murieron como consecuencia directa de la explosión esa misma noche y otros 29 en los tres meses siguientes.
Más de mil personas recibieron grandes dosis de radiación durante las siguientes 24 horas y 200.000 recibieron un porcentaje peligroso de radioactividad. El número de personas contaminadas ascendió a 600 mil y la radiación afecto el área donde vivían cinco millones de habitantes.
Tras prolongadas negociaciones con el gobierno ucraniano, la comunidad internacional financió el costo del cierre definitivo de la central que terminó el 15 de diciembre de 2000.
Inmediatamente después del accidente se construyó un blindaje para aislar el reactor en un "sarcófago" que se ha degradado con el tiempo debido a diversos fenómenos naturales y que está en riesgo de desplomarse, por lo que en 2004 comenzó la construcción de un nuevo sarcófago. El resto de los reactores de la central están cerrados.
La central nuclear está ubicada a 18 kilómetros de Chernobyl, a 16 km de la frontera con Bielorrusia y a 110 km de Kiev.
La planta tenía cuatro reactores que se pusieron en marcha progresivamente. Otros dos estaban en construcción, pero ninguno cumplía los requisitos internacionales de seguridad. El más importante carecía de un edificio de contención.
.
.
.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora