Como una forma de estimular a la producción y mejorar la competitividad de las pequeñas y medianas empresas, el Gobierno nacional les propuso un beneficio. Dispuso que las pymes paguen el 50% de la factura de gas, en cuotas.
Los comercios, pequeñas y medianas empresas podrán pagar 50% del consumo de gas en cuotas.
El servicio será financiado por el Estado, de modo que los empresarios podrán abonar la diferencia en los períodos de bajo consumo, entre octubre y marzo próximo.
El contexto
La medida llega en medio de los crecientes reclamos por el impacto del tarifazo y cuando el presidente vetó la ley contra los despidos con doble indemnización.
En ese contexto del debate por la desocupación, Macri llevó el salario mínimo, vital y móvil a $8.060.
La medida del pago en cuotas del gas, se procesó en el Ministerio de Energía y Minería.
Al respecto, el ministerio hizo aclaraciones sobre el beneficio y puntualizó a través de un comunicado que "las categorías tarifarias SGP1, SGP2 y SGP3 abonarán el 50 por ciento de los consumos facturados (solo el componente gas) correspondientes al nuevo cuadro tarifario de este invierno (de abril a septiembre)".
Se estableció que los períodos de bajo consumo, afectados al pago de la factura serán entre octubre de 2016 y marzo 2017 y entre octubre de 2017 y marzo de 2018.
Economía regional
Por otra parte, el Ministerio de Energía y Minería, definió la cuestión del pago del gas para usuarios de la economía regional.
El Gobierno cuenta con la tarifa social destinada a quienes más lo necesitan. Con esta implementación, los subsidios van para quienes menos tienen, en todo el país.
Este beneficio se aplica para el transporte, la electricidad, el agua corriente y las cloacas (en la Ciudad de Buenos Aires y alrededores) y para el gas en todo el país. Ahora los subsidios se dan a los usuarios que lo necesitan y no a las empresas.
El Gobierno estableció que "este enfoque es más justo socialmente y más eficaz para mejorar los servicios públicos".
En el caso del gas, decidió que los empresarios en las provincias del noreste argentino que no tienen acceso al sistema troncal de transporte del fluido natural (Chaco, Corrientes, Formosa y Misiones) y que cumplen los requisitos para recibir la tarifa social federal "verán duplicado su nivel de consumo gratuito de 150 kilovatios hora mensuales a 300 kilovatios hora por mes, a partir del 1 de junio de 2016".
Con respecto a la garrafa social, se indicó que "se mantendrá hasta fin de año el precio máximo de referencia, de 97 pesos, y el subsidio (77 pesos se depositan en la cuenta del usuario y paga 20 pesos) para los casi tres millones de hogares del Programa Hogares con Garrafas".
El Ministerio de Energía y Minería explicó que con estas medidas "continúa con la intención del Gobierno de recomponer el sistema energético y al mismo tiempo hacerlo lo más justo y equilibrado posible".
Los nuevos cuadros tarifarios, los de electricidad y gas natural, con fuertes incrementos, produjeron reclamos por parte de diversos tipos de usuarios, y los consecuentes pedidos de revisión al Ministerio.

En la City monitorean a la inflación

El fuerte ajuste que se hizo a las tarifa de transporte público y de gas, siguen marcando el bolsillo de los trabajadores.
Los economistas que trabajan para distintas consultoras en la City porteña monitorean a la inflación en función del impacto que se espera que tenga esta corrección masiva de los precios relativos de los servicios básicos.
Una de las críticas que recibió la medida fue que los mayores aumentos del gas recayeron en los menores consumos. Menos del 5% de usuarios accederá a la tarifa social. Esta, aplicada al transporte solo incluye a jubilados y pensionados con haber mínimo.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora