Los 190 niños que concurren al nivel inicial de la escuela Humberto Milanesi de Tartagal cuentan con un flamante edificio propio que cumple con los estándares más modernos para salas de 4 y 5 años. Pero a una semana de iniciado el período escolar todavía no recibieron el mobiliario, por lo que deberán arreglarse con el que utilizaban el año anterior.
Los niños ya completaron la primera semana de adaptación, concurriendo una hora por día, pero las cosas podrían complicarse a partir de esta semana, y es que el flamante edificio está listo, pero sin mobiliario. La primera semana las docentes, que tampoco completaron la dotación de personal porque en la zona faltan maestras jardineras, utilizaron las sillitas y las mesas que se usaban hasta el año pasado y esperan que desde el Ministerio de Educación de la provincia se envíe lo que se necesita, como son las mesas, sillas, armarios y todo el mobiliario para el salón de usos múltiples.
Este año a la escuela Humberto Milanesi se sumaron 2 salitas para 4 años y por lógica el mobiliario que se utilizaba hasta el año pasado será insuficiente.
Laura Torrico, directora del Núcleo Educativo de Nivel Inicial 60 y que conforman las escuelas 4.460 Manuel Belgrano, 4.098 Cornelio Saavedra de Villa Gemes y 4.310 Humberto Milanesi, explicó: "En el caso de la escuela Milanesi, a partir del período escolar 2016 contamos para el nivel inicial con un módulo independiente del resto del edificio, que está conformado por 4 salas, SUM, cocina, baño para niños discapacitados, dirección, sala pedagógica y patio de recreación. Hasta la semana anterior estábamos en un período de ambientación por lo que los niños permanecen dos horas y conforme pasen los días permanecerán el tiempo de la jornada escolar, que es de 3 horas y 15 minutos".
Por el momento las docentes se arreglan con lo que tienen. "Por intermedio de la supervisora sabemos que se están haciendo todas las gestiones para que lo más antes posible se envíe el mobiliario, pero por el momento trabajaremos con lo que tenemos del año pasado", precisó Laura Torrico.
"Esta es una obra importante y muy anhelada por los docentes de la escuela 4.310 y las familias de los barrios 9 de Julio, Belgrano, 350 Viviendas y aledaños. Como se aprecia en la matrícula, tenemos una gran demanda. Hasta ahora estábamos en déficit respecto de las salas de 4, pero con este nuevo módulo salvamos ese problema y ahora solo nos queda esperar la llegada de los muebles", expresó Laura Torrico.
Otro de los inconvenientes es que no se pudo completar hasta el momento la dotación de maestras, ya que de las 7 salas faltan designar dos docentes. "Estamos en la etapa de cuadro abierto, pero en caso de que no pueda completarse el número de docentes de Nivel Inicial, el paso que sigue es que el Ministerio autorice que algunas docentes trabajen en doble turno", precisó Torrico.

Un poco de historia

La Escuela Nº 4.310 Humberto Milanesi cumplirá en agosto 30 años de vida institucional. Se encuentra ubicada al Norte de Tartagal, en la avenida 20 de Febrero del barrio San Antonio de Padua.
Fue inaugurada el 5 de agosto de 1986 y ahí convergen niños de barrios aledaños, como 9 de Julio, Belgrano, San Ramón, San Roque, 40 Viviendas, La Loma, 350 Viviendas y El Milagro.
Comenzó a funcionar con tan solo cuatro aulas y una población escolar que oscilaba entre 100 y 120 alumnos.
En 2015, con una inversión superior a los $ 2,5 millones, el Gobierno ejecutó distintas obras en el establecimiento de sala de nivel inicial, que servirán para mejorar la calidad educativa de cerca de 300 estudiantes entre 4 y 5 años de edad que asisten al establecimiento. Ahora faltan los muebles.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora