*

A los políticos les llegó la hora de debatir las reelecciones indefinidas en Salta
La ley sancionada en Buenos Aires esta semana que pone límites a las reelecciones indefinidas de intendentes y legisladores provinciales tuvo su correlato en forma automática en Salta.
La iniciativa bonaerense establece que los intendentes, legisladores y concejales de esa provincia sólo podrán ser reelectos una vez, según la ley sancionada por la Cámara alta e inmediatamente las lecturas políticas locales dieron rienda suelta a los análisis y especulaciones partidarias, en un momento donde se empiezan a advertir movimientos preelectorales de cara a los comicios legislativos del año que viene.
Más allá de los acuerdos políticos entre Cambiemos y el Frente Renovador que dieron origen a la ley en Buenos Aires, el fondo de la normativa tiene especial relevancia ante la opinión pública en general y también dentro de los partidos, donde se reclama cada vez con más vigor, la alternancia en el poder y la renovación de los cuadros.
La iniciativa aprobada en Buenos Aires alcanza a 135 intendentes; 138 legisladores y 1097 concejales, pero tiene una enorme implicancia en el esquema de poder y la continuidad de la gestión a nivel provincial.
Esa lectura es la que hacen por estas horas en el entramado político salteño, donde no se oculta que el tema deberá ser abordado tarde o temprano, ya que la imposibilidad de una nueva elección de Juan Manuel Urtubey como gobernador podría abrir también el juego para que los intendentes y legisladores provinciales tengan un límite en sus gestiones.
Pero ¿cómo les impactó la noticia a los jefes comunales locales? ¿Ven peligrar sus aspiraciones políticas como líderes eternos? ¿Están dispuestos a un renunciamiento de esta naturaleza en nombre de la calidad democrática?
Algunos legisladores en su rol de "in eternum" candidatos, han logrado estructuras de poder tan grandes que lograron perpetuarse a través de familiares.
Por lo bajo, algunos dicen que sí, pero sostienen que la ley pareja no es rigurosa y que el fin de las reelecciones indefinidas en Salta tendría que partir desde los propios senadores y diputados provinciales, que hoy perduran desde tiempos inmemoriales en las cámaras. "Dos períodos consecutivos para todos, incluso para el propio gobernador" sostienen los más eufóricos, advirtiendo que la ley bonaerense tiene una trayectoria elíptica que los tocará en algún momento.
Para el caso, el actual intendente Gustavo Sáenz se apuró a mostrar sus credenciales como ex senador provincial y sacó a relucir un proyecto de su autoría donde propuso, en el año 2011, limitar las reelecciones.
Sáenz consideró que un total de 8 años, es decir dos mandatos consecutivos, es tiempo suficiente para ejecutar y demostrar lo que se puede hacer en la función pública, tanto en el gobierno, como en las intendencias y en las bancas legislativas.
Una tanto para buscar una ganancia política, pero sin perder de vista sus aspiraciones futuras, el intendente capitalino se manifestó sin tapujos. Es que tiene tela de sobra para cortar y no le pesa ningún antecedente al respecto: transita por su primer mandato al frente de la ciudad y está claro que no lo desvela un segundo período.
Su posición es muy diferente a la de varios de sus colegas en la provincia, que ya transitan por su segunda década al frente de los municipios. Ni qué hablar de algunos legisladores que sin ponerse colorados en su rol de "in eternum" candidatos, han logrado estructuras de poder tan grandes que no sólo llegaron con apéndices hasta las áreas políticas del Gobierno, sino que lograron perpetuarse a través de sus familiares más directos a nivel legislativo. Seguramente en ellos no está la intención de sanear la democracia, ni la alternancia política, aunque no desconocen que el tema los está superando y que tendrán que enfrentarlo.
Pero todas las miradas están puestas en los jefes comunales y al mismo tiempo ellos miran bajo el agua en el contexto político local. Urtubey no puede ser reelecto al frente del gobierno y tiene una prueba de fuego en su carrera política: ganar cómodamente en las elecciones legislativas del año que viene para mostrar esos pergaminos si quiere aspirar a la presidencia de la Nación. "Necesita un triunfo contundente; por arriba del 50% y al aparato lo manejamos nosotros" afirman.
Seguramente este será uno de los temas que abordarán mañana en una reunión prevista entre los intendentes y los legisladores de toda la provincia.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...