En el poblado Fortín Dragones, en el departamento General San Martín, hace más de dos años que una familia sufre el dolor de haber perdido a un joven de 21 años.
Walter Fernando Ponce fue asesinado el 16 de enero de 2014 tras ser citado en la ruta vieja, en la cancha de aviación. Luego de forcejear con una o más personas, recibió varias puñaladas entre ellas una que fue directo al corazón. Eran cerca de las 23 cuando la pesadilla comenzaba para los Ponce. Luego de dos años, sus padres y hermanos siguen exigiendo justicia por el despiadado crimen.
Indignados por la situación, la familia Ponce realizó distintas marchas no solo en Dragones, también en Embarcación donde radicaron la denuncia. Sin embargo, hasta el momento la Justicia les es indiferente.
"A mi hermano le quitaron la vida de una manera brutal y los culpables no solo gozan de libertad, además se dan el lujo de burlarse de mi familia", comentó una de las hermanas menores que él, Vanesa Ponce. "Mi hermano no tenía problemas con nadie, tenía 21 años y estaba cursando el tercer año del Profesorado en Educación Física en Orán", agregó.
La jovencita de 18 años -tenía 16 en el momento del crimen- junto a su familia están convencidos de que existe cierta connivencia entre la Policía del lugar y quienes perpetraron el horrible crimen de Walter.
"Esa noche lo dejaron tirado ahí y no fueron capaces de avisarnos siquiera. Padres y tíos de los asesinos iban y venían en motos, la Policía nunca hizo nada y cuando estuvo en el lugar no encontró ningún cuchillo, lo hicieron desaparecer".
"El asesino de mi hermano, Cristian Torres (20), estuvo solo 10 meses detenido, el otro cómplice, Adrián Alejandro Aranda, 5 meses, y a Facundo Barrios ni siquiera lo citaron a declarar. Todos están en libertad", sostuvo Vanesa. Según la joven, sus abogados defensores apelaron cuando estuvieron detenidos y la Justicia determinó que no debía procesarlos.
La noche del crimen
Cerca de las 22, del 16 de enero de 2014, Walter Federico Ponce recibió un llamado telefónico, según consta en la denuncia. El padre de la víctima, Felipe Ponce, escuchó y observó ese llamado. Al cabo de algunos minutos, el estudiante de Educación Física salió al lugar donde había sido citado para nunca más regresar.
"Mi hermano nunca tuvo problemas con nadie. Estaba de vacaciones y aquí le decían Profesor. Sí puedo decir que estos asesinos le tenían mucha envidia a mi hermano", señaló.

¿Qué te pareció esta noticia?

Comentá esta noticia


juan topo
juan topo · Hace 9 meses

hagan justicia x mano propia la justicia de salta es una mierda