Una joven de 27 años, de la localidad de Colonia Santa Rosa, se convirtió ayer en la octava víctima de femicidio en la provincia de Salta en los nueve meses que transcurrieron de este 2016.
El ataque ocurrió el martes cerca de la medianoche y ella falleció ayer a la 1 en el hospital oranense San Vicente de Paul, donde los médicos no pudieron salvarle la vida a pesar de las tres horas de atenciones que le brindaron en la terapia intensiva.
Semanas antes de que sucediera el homicidio, es evidente que Antonina Fleita temió por su vida cuando su relación con el padre de los dos niños mostraba un completo deterioro. Por ello rompió el vínculo y denunció a su expareja, de 37 años, en la Comisaría 23 de Colonia Santa Rosa. De hecho, los insultos y los golpes sufridos con anterioridad quedaron registrados en la presentación que hizo ante la policía.
Ella se quedó viviendo en la casa del pasaje sin número del barrio Manero junto a sus dos niños. Él se fue a vivir a una casa del barrio Municipal.
El martes a la noche Antonina caminaba cerca de su casa, ubicada en un pasaje sin nombre de ese sector, cuando se le acercó su expareja. Aunque el detalle de lo sucedido sigue siendo objeto de tarea de la Brigada de Investigaciones con jurisdicción en la zona, se supo que después de unos breves minutos de tenso diálogo, él sacó un cuchillo de gran tamaño y le asestó puñaladas en la zona del abdomen.
Ella que hizo leves intentos por defenderse y cayó al suelo letalmente herida. Él huyó rápidamente del lugar.
Vecinos y familiares de la chica llamaron a la Comisaría 23 para pedir un ambulancia y la presencia de policías. Nervios y temor se mezclaban en sus palabras. Habrían visto cómo se presentó sorpresivamente el agresor y luego cómo ocurrió el ataque contra la joven.
Habían pasado ya varios minutos desde las 22 y el barrio Manero estaba sacudido por lo que acababa de suceder en una de sus calles. La apresurada llegada de la patrulla policial y luego de la ambulancia sacó a decenas de vecinos del letargo de la noche.

Traslado en código rojo

Llegó una patrulla del Grupo de Investigaciones del Sector 24 y una ambulancia. La chica fue puesta en una camilla y sin demoras se decidió el traslado al hospital San vicente de Paul en Orán, debido a que la gravedad de las heridas ponía en serio riesgo su vida.
Los policías relevaron el lugar y hablaron con familiares y vecinos. Con sus declaraciones hicieron una primera reconstrucción de la agresión y empezaron a buscar al hombre. No pasó mucho tiempo hasta que lo encontraron. Tras llevarlo arrestado a la comisaría, quedó a disposición de la Justicia.
Otra era la historia en la ambulancia que llevaba a Antonina hasta Orán. En los casi 40 kilómetros que hay desde Colonia Santa Rosa a la ciudad el equipo médico siguió atendiéndola mientras informaban al hospital sobre el estado de la joven de 27 años.
Al llegar al San Vicente de Paul, un quirófano estaba preparado para intervenirla.
Varios familiares de ella llegaron casi junto con la ambulancia y empezaron a vivir una tensa y triste espera.
Las heridas eran profundas y el sangrado había sido profuso. A pesar de los esfuerzos médicos, Antonina falleció alrededor de la 1. El médico que firmó el certificado de defunción puso como diagnóstico y causa de muerte "hipovolemia por hemoneumotórax bilateral por herida de arma blanca".
En la primera hora del miércoles la violencia de género se había cobrado una nueva vida y había dejado huérfanos a dos pequeños niños de Colonia Santa Rosa.

La causa

Apenas fueron informados de la agresión, efectivos de la Comisaría 23 dieron intervención a la Fiscalía Penal de Pichanal y también al Juzgado de Garantía Nº 1. El crimen fue caratulado, en un primer momento, como "homicidio calificado", pero a medida que avanzaba la investigación policial existía la posibilidad de que esa designación se cambiara.

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Rodolfo  Elias
Rodolfo Elias · Hace 14 días

Cuando van a implementar la pena de muerte a estos tipos, va a volver a matar, no se dan cuenta? no sirve para la sociedad tener a un asesino , tenemos que hacer como los paises desarrollados, asi por lo menos van a pensar 2 veces antes de cometer un asesinato, como en este pais entran por una puerta y salen por otra..... seguimos viendo muertes de personas inocentes a manos de asesinos seriales...... que derecho tiene a vivir este asesino?

Se está leyendo ahora