A días de cumplirse los quince años de su salida del Gobierno, el expresidente Fernando de la Rúa afirmó que su caída fue "un golpe del peronismo" encabezado por Eduardo Duhalde, quien "quería apropiarse del poder". Con mucha sutileza, también cargó sobre el rol que jugó Raúl Alfonsín: "No tenía apoyo del partido" radical.
En una entrevista publicada por Infobae, De la Rúa sentenció: "Lo digo sin rencores, para que tomemos lección de la experiencia, fue un golpe del peronismo".
El expresidente acusó de esa presunta conspiración también a los sindicatos y a los grupos empresariales "de la Unión Industrial Argentina, que estaban todos detrás de dejar de un día para otro la Convertibilidad, de devaluar".
"Yo se lo dije incluso a (Hugo) Moyano, se lo expliqué a (Paolo) Rocca, de Techint. Lo hicieron a ese cambio abrupto con Duhalde y se produjo un quiebre profundo, el más grande del que se tenga memoria. Eso fue en 2002 cuando devaluaron y cayó el salario el 40 por ciento, la pobreza aumentó al 54 por ciento y hubo un desorden generalizado", agregó.
Con relación al radicalismo, que era liderado por el expresidente Raúl Alfonsín, De la Rúa sostuvo que "no tenía apoyo del partido".
"Yo tomo la decisión de mi renunciamiento el 20 de diciembre cuando me llama el senador (Carlos) Maestro y me dice que ellos no ven otra solución que la renuncia. Maestro estaba en la casa de Alfonsín. Frente a eso, resistir era una obcecación", afirmó.
El protagonismo de Alfonsín en la caída de De la Rúa es, por otro lado, un tema tabú en el radicalismo.
"Nos faltó madurez, pero eso dejó una gran lección cuando, por ejemplo el Papa decía: "Hay que cuidar a Cristina (Kirchner)''. Aquellos días, la Iglesia no lo decía así", disparó el exmandatario.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...