La Administración de Alimentos y Drogas de los Estados Unidos (FDA por sus siglas en inglés) recomendó en su última publicación refrigerar o congelar los alimentos perecederos en forma inmediata. La carne, aves, mariscos, huevos, y otros productos básicos en toda dieta diaria nunca deben mantenerse a temperatura ambiente por más de dos horas. Sin embargo, hay otros alimentos que suelen colocarse en la heladera y que según esta investigación no necesariamente deben estar refrigerados. ¿Cuáles sí y cuáles no?.
Huevos: sí. Hay que refrigerarlos para prevenir el riesgo de infección de las bacterias de la salmonella, de acuerdo a lo publicado por el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés). En otros países del mundo (mayoritariamente los europeos), no se refrigeran los huevos debido a que su procesamiento es diferente. Lo más prudente, ante la duda, es colocarlos en la heladera.
Manteca: opcional. El USDA también recomendó refrigerar la manteca en caso de no utilizarla en los próximos dos días. Muchas personas la mantienen fuera de la heladera, cubiertas por un plato y, dado que está hecho con leche pasteurizada, es menos probable que se produzcan las bacterias en ella.
Si los tomates se mantienen en la heladera, pierden su sabor. Eso es debido a que el aire frío les impide la maduración y rompe sus membranas celulares, dando al fruto característico sabor harinoso.
Queso: sí. Algunos tipos de queso, especialmente los blandos como la ricota, siempre deben ser refrigerados. Otros, como los pasteurizados o quesos curados como parmesano o romano, no necesitan ser refrigerados (es importante consultar las indicaciones del paquete).
Leche de soja: después de su apertura. La leche de soja no necesita ser refrigerada antes de la apertura y durará al menos un año fuera de la heladera. La razón de estar en el pasillo de la parte de las heladeras en el supermercado es principalmente para el marketing. Una vez abierta, la leche de soja se debe refrigerar y consumirse dentro de los cinco días.
Cebollas: no. Mantener las cebollas en la heladera las ablanda y, debido al ambiente húmedo, aparecerá moho en ellas. Es ideal almacenarlas en un lugar fresco y seco.
Pan: no. El pan en la heladera se seca. Si va a comerlo en un plazo de cuatro días, se lo puede mantener en cualquier lugar de la cocina, preferentemente en la alacena.
Café: no. Hay que mantener el café en un lugar fresco y oscuro, pero no en la heladera, porque va a perder su sabor y asumir los olores de la comida que esté cerca. Teniendo en cuenta esto, también hay que decir que se pueden almacenar grandes cantidades de café en el congelador, sin embargo.
Miel: no. La miel se mantiene bien casi indefinidamente, así que no hay necesidad de mantenerla refrigerada Además, el frío hará que se cristalice.
Condimentos: después de su apertura. Mermeladas, condimentos, aderezos para ensaladas y alimentos similares por lo general se pueden mantener en la alacena hasta su apertura. La mayoría de ellos, en su paquete, especifica la necesidad de 'colocar en la heladera' tras ser abierto.
Manzanas y bananas opcional: las manzanas se pueden mantener en buen estado por alrededor de una semana a temperatura ambiente, o más si se las pone en la heladera. Algunos tipos de manzanas se pueden almacenar durante mucho más tiempo (varios meses) cuando se envuelve individualmente, guardado en un recipiente aislado, y se almacena en un lugar fresco. Lo mismo ocurre con las bananas.
Aceite de oliva: no. El aceite de oliva en la heladera se solidificará, como la manteca. Lo mejor es en un lugar fresco y lejos de la refrigeración.
Ajo: no. No es recomendado guardar el ajo en la heladera, ya que la humedad hará que crezca moho sobre el.
Leche: sí. Es uno de los alimentos fundamentales en la heladera. Es importante aclarar que la necesidad de refrigerar la leche será para reducir el crecimiento de bacterias dañinas. La FDA recomendó no mantener la leche fuera de la heladera durante más de dos horas. La pasteurización (calentamiento de la leche para matar bacterias), no significa que no sea necesario refrigerarla.
Carne fresca / Pescado: sí. Al igual que la leche, siempre se debe refrigerar la carne cruda (o cocida) y separarla de otros alimentos para evitar la contaminación cruzada. La carne y el pescado van a durar varios meses o más en el congelador.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora