El presidente Mauricio Macri participó ayer del 206º aniversario de la creación del Ejército Argentino, ocasión en la que recalcó el "abandono" y el "no reconocimiento" que tuvo el sector durante el anterior gobierno.
El presidente, Mauricio Macri, anunció en Casa Rosada un aumento para las fuerzas de seguridad del 9% por sobre el acuerdo paritario, que contempla al personal de Gendarmería Nacional, Prefectura Naval y de las policías Federal y de Seguridad Aeroportuaria.
Ayer también se dirigió al personal del Ejército, a quien prometió "los mismos aumentos que el resto de los empleados del Estado".
El jefe de Estado hizo un llamado a "cerrar la brecha" e invitó a los militares a "construir un puente para cruzarlo todos juntos".
"Sé que las Fuerzas Armadas vienen de años donde el Estado los ignoró y los abandonó, eso trajo problemas de presupuesto, de equipamientos, de infraestructura", resaltó Macri en el Colegio Militar de la Nación, en la localidad bonaerense de El Palomar. Junto al ministro de Defensa, Julio Martínez, el mandatario sostuvo que los militares también "han enfrentado problemas en los salarios, en las jerarquías" y "el no reconocimiento en forma contributiva para aquel que se tiene que jubilar". En ese sentido, Macri afirmó que "este Gobierno está comprometido con las Fuerzas Armadas para que reciban los mismos aumentos que reciban los otros integrantes del Estado y a su vez lograr que aquellos que se jubilan tengan la dignidad del salario que les corresponde".
En su salutación a los oficiales y suboficiales de la fuerza, el jefe de Estado destacó que esta "es la primera oportunidad de poder compartir" la celebración como jefe de Estado y poder transmitirles su "visión del futuro y el rol de las Fuerzas Armadas". Al respecto, aseguró: "Hemos comenzado una nueva etapa en la vida de nuestro país, la cual impulsa a dejar atrás enfrentamientos y divisiones, creemos que juntos tenemos enormes posibilidades de desarrollo". El Presidente también se pronunció sobre la importancia de "una Argentina que vuelva tener el Estado al servicio de la gente, que la cuide y la respete".
En ese sentido, se remitió al anuncio del plan de Reparación Histórica Previsional, destinado a los "jubilados que han sido estafados durante tantas décadas por el Estado argentino". El jefe de Estado señaló: "Este presidente está convencido que los desafíos de la situación mundial generan una posibilidad inédita para nuestro país basada en el talento y la capacidad de nuestro pueblo". Macri subrayó que esta "Argentina necesita de sus Fuerzas Armadas", que también -según remarcó- deben "adaptarse a las demandas y requerimientos del siglo XXI, ayudando a la política exterior, participando en las misiones de paz". El mandatario nacional indicó que "debido al descuido" del medio ambiente "el cambio climático que se está sufriendo, ha traído a la agenda mensual distintas emergencias y catástrofes", por lo que consideró que "el pueblo argentino necesita de sus Fuerzas Armadas ahí, listas para reaccionar rápido y asistir". Felicitó, además, a quienes participaron de la misión al Polo Norte, mencionando uno por uno a los militares por "haber llevado tan alto y dignamente la bandera" nacional.

Un presente opaco, pero con esperanzas

El Ejército busca recuperar su solidez institucional. Con más de dos siglos de historia, el Ejercito Argentino, que se originó junto con el nacimiento de la Patria, en 1810, alcanzó su plenitud institucional a principios del siglo XX.
Fue justamente durante la pasada centuria que se caracterizó por un sólido desarrollo profesional, de personal y equipamiento, que muchas veces fue puesto al servicio de intereses políticos, llevándolo a interrumpir reiteradas veces el orden constitucional.
Justamente, el rol que cumplió en la última dictadura generó que a partir del retorno de la democracia, en 1983, se buscara un cambio de paradigma que aleje a dicha institución de las cuestiones partidarias.
En el plano de su "poder de fuego" es donde más se resintió esta fuerza, que supo contar con más de 100.000 integrantes y que hoy cuenta con menos de 50.000 efectivos, de los cuales unos 6.000 son oficiales y el resto se reparte entre suboficiales y tropa voluntaria; casi el 90 por ciento del presupuesto asignado a la fuerza se invierte en pago de salarios.
Al igual que en el resto de las fuerzas, una de las mayores urgencias salariales pasa por eliminar el componente "en negro" que tienen los haberes y que hace que al retirarse el ingreso se reduzca en un 60 por ciento. Hay sobradas esperanzas de que la actual gestión solucione este tema.
A 206 años de su creación, el Ejército Argentino (EA) está integrado por tres divisiones (llegó a tener 5) con asiento en Curuzú Cuatiá, Córdoba y Bahía Blanca. Cada división posee tres brigadas.
Además el EA posee una fuerza de despliegue rápido con asiento en Campo de Mayo, que posee a su vez dos Brigadas. Además, es la fuerza que mejor organizado tiene el sistema de reservas militares, manteniendo anualmente un plan de operaciones para oficiales y suboficiales que revistan como reservistas fuera de servicio.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora