Lo que hasta hace unos días era una marcada sospecha, ayer desde la Fiscalía Penal de Embarcación, a cargo de la doctora Lorena Martínez, dieron a conocer la detención de una mujer de 40 años por el delito de supuesto homicidio en perjuicio de Gabriel Torres, el aborigen de 28 años que fue apuñalado el jueves por la madrugada y apareció muerto en la vía pública en una esquina de la localidad de Morillo.
Según fuentes policiales, esa madrugada, la víctima había estado junto a su novia de 16 años, quien también estaba sospechada, la mujer que quedó detenida e indentificada como Dominga Chávez, y otros aborígenes bebiendo alcohol. Al parecer y tras algunas horas de ingerir, se produjo una disputa donde Torres recibió una puñalada en la parte izquierda de su pecho. Tras la mortal herida, el joven quedó tendido en la vereda de las calles General Roca y Corrientes, de Morillo, donde fue hallado sin vida por personal policial.
Tras la apertura de las investigaciones, también se supo que personal policial llevó a cabo el secuestro de un cuchillo marca Tramontina de unos 15 centímetros que presentaba manchas de sangre. El objeto, prueba fundamental en la causa donde se busca develar quién mató a Gabriel Torres, fue secuestrado desde el interior de una vivienda ubicada a unos 150 metros del lugar donde encontraron el cuerpo de la víctima.
Luego de los exámenes médicos realizados en el cuerpo de Gabriel Torres, los profesionales determinaron que la causa de su muerte se debió a una "herida con arma blanca, taponamiento cardíaco izquierdo y paro cardiorespiratorio".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora