El aumento exorbitante de los precios en Santa Victoria Este está generando un serio conflicto con las comunidades aborígenes locales.
Vecinos de la zona contaron a El Tribuno que muchos artículos de primera necesidad y también de los materiales de construcción, llegan a costar hasta un 100 por ciento más caro que en Tartagal, el centro urbano más cercano a esa localidad del Chaco salteño, ubicada a 510 km de la ciudad capital.
La salida que vislumbraron las comunidades aborígenes de la zona, principalmente la wichi, es gestionar camiones con mercadería de los pueblos paraguayos cercanos al lugar, como Pozo Hondo, ubicado frente a Misión la Paz.
"Esta es la única forma de poder comprar los alimentos que necesitamos con la plata de la que disponemos", dijeron algunos vecinos aborígenes en diálogo con El Tribuno.
Sin embargo, contaron que muchas veces el accionar de Gendarmería Nacional les trunca esta posibilidad, ya que los camiones no pasan los controles y la mercadería es secuestrada.
Lo mismo sucede con los cargamentos de pescado. Estos hechos fueron los detonantes de una protesta wichi que se manifiesta desde hace unos cuatro días con cortes de rutas y mantiene a Santa Victoria Este aislada.
Un vecino del pueblo contó: "Con justa razón los aborígenes están protestando. Están cortando el acceso al pueblo y también la ruta 54, a la altura del paraje Marca Borrada, por donde la gente ingresaba a Santa Victoria Este por La Merced para evitar encontrarse con el otro piquete".
Situación precaria Los únicos ingresos con que cuentan los habitantes de las comunidades originarias de la zona son los planes sociales, que algunos comerciantes inescrupulosos hacen que los dilapiden el mismo día de pago.
La gente del lugar contó: "Por dar solo un ejemplo: una lata de pintura de determinada marca que en Tartagal cuesta $500, en Santa Victoria Este vale $1.000. Lo mismo sucede con el hierro, el cemento, los alimentos, etc. La nafta, sin ir más lejos, se paga $12 más por litro, de lo que sale en el resto de Salta".
Luego los entrevistados aclararon, que en otras épocas algunos sobreprecios se justificaban por la falta de accesibilidad a la zona. "Pero actualmente los caminos son transitables y no hay ningún tipo de problema para llegar, por lo que el aumento exagerado de precios no se justifica", señalaron los vecinos como para descartar este argumento.
Hay un dato importante e insoslayable: la pesca dejó de ser la principal fuente de sustento de las comunidades aborígenes, a causa de que por diferentes factores los peces no llegan por el Pilcomayo hasta el lugar. el pueblo se halla a la vera del río cerca del punto tripartito entre Argentina, Paraguay y Bolivia.
Es así que el único ingreso que tienen las familias originarias proviene de los planes sociales y jubilaciones que brinda el Estado.
Las protestas van más allá de la coyuntura y también piden acceso a los servicios básicos, tales como agua y energía.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia