Cansados de los robos y daños edilicios permanentes en la escuela, alumnos, docentes y padres hicieron un abrazo simbólico para pedir seguridad y sobre todo la designación de un sereno para el establecimiento que ya ha sufrido incontables ataques.
Hasta ahora no hubo detenidos, pero el vandalismo es total. Además de robar, destrozan los materiales de trabajo que quedan en las aulas y que los niños comparten en la actividad diaria de aprendizaje.
"La escuela nos brinda todo, hasta los materiales que usan nuestros hijos. Por eso nos duele tanto que la dañen. Lo último que le hicieron fue destrozar las salas del prejardín y lo más triste es que, seguramente, son adolescentes a los que nosotros conocemos, vecinos de nuestra misma comunidad. Por eso nuestro pedido es directo y claro. Es necesario que la escuela tenga sereno porque los vecinos recién nos enteramos de lo que sucede cuando a la mañana siguiente venimos a traer a nuestros chicos a clases", expresó una de las mamás que junto a sus hijos participaron de este abrazo simbólico pidiendo seguridad.
Patricia, otra mamá de varios niños que concurren a la escuela y de otros que ya egresaron, pidió a las autoridades que "nos ayuden a cuidar la escuela que es de todos. Los mayores ataques ocurren los fines de semana largos y en la época de vacaciones, pero creemos que con un guardia las cosas pueden mejorar", consideró.
Robo reciente
El último saqueo se produjo la semana pasada, cuando los malvivientes se llevaron una puerta y una ventana del edificio escolar que, aunque está enrejado, no le impidió abrir con barretas y retorcer los hierros. Todo hace sospechar que los causantes son bandas de jóvenes adictos que buscan cualquier elemento que puedan vender o canjear para comprar algunas sustancias como paco o pasta base. Esta sospecha la lanzaron los propios vecinos, conocedores de la situación.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora