En la jornada de ayer estudiantes y docentes del terciario de bellas artes Tomás Cabrera se congregaron en el edificio de calle 20 de febrero, entre Entre Ríos y Rivadavia, para realizar un abrazo simbólico en demostración de su posición ante el pedido de desalojo que el Gobierno le realizó hace algunas semanas atrás a las autoridades de la institución.
El viernes, el Consejo Asesor de la entidad educativa se reunió con la ministra de Educación, Ciencia y Tecnología, Analía Berruezo, quien se comprometió a plantear el reclamo esta semana ante el gabinete provincial. Según denunciaron desde la comunidad del Tomás Cabrera, fueron intimados a abandonar el inmueble porque el Ejecutivo pretende otorgar el espacio al Ministerio de Turismo y Cultura para que lo transforme en un centro cultural de poesía.
"Nos molestó la arbitrariedad con la que se dirigieron, directamente nos dijeron que teníamos que desalojar el edificio", aseguró a este medio Sofía Russo, vicepresidenta del centro de estudiantes del terciario. Afirman que la parte de la vetusta construcción que da a la calle es patrimonio cultural nacional y que en el flanco posterior, donde se pueden hacer remodelaciones, ellos tenían proyectado el dictado de talleres y la instalación de parte de la biblioteca.
El proyecto para convertir el lugar en un multiespacio artístico se empezó a trabajar en 2014, cuando se avizoraba la inminente mudanza de la institución hacia el nuevo edificio en barrio El Huayco, donde el gobernador Juan Manuel Urtubey prometió hace más de un lustro que construiría la Ciudad de las Artes, en la que se asentarían también al Polivalente de Arte y la Escuela de Música.
A pesar de que aún esperan respuestas, los movilizados ayer anticiparon que de persistir la intención del Gobierno de arrebatarles el edificio, procederán a otro tipo de medidas de protesta. Por lo pronto, aseveraron que el abrazo simbólico sirve para visibilizar la seriedad del asunto y hacer ostensible que no están dispuestos a postergar su derecho a utilizarlo.
Russo declamó: "No queremos perder este espacio, es fundamental para nosotros". Detalló que si bien el nuevo espacio en El Huayco es acogedor, tiene una superficie estrecha que complica la convivencia entre el bachillerato de nivel medio y el terciario de nivel superior. Asimismo, las franjas generacionales de uno y otro también generan complicaciones al compartir un espacio de dimensiones mínimas.
"Hay materias en las que necesitamos sitios particulares con ciertas condiciones, por ejemplo cuando tomamos modelos vivos para hacer desnudos", remarcó la estudiante. En el terciario se dictan tres carreras: Profesorado de Artes Visuales, Tecnicatura en Diseño Industrial y Textil y Tecnicatura en Diseño Gráfico.
Los manifestantes comentaron, además, que cuentan con el edificio céntrico para celebrar reuniones de estudiantes de técnicas artísticas en las que se exponen los trabajos y se discuten cuestiones del quehacer de cada disciplina. Resaltaron los encuentros anuales "Enterciarios", "De-
mentes gráficas" y "Urdiendo modas".
Consultados por resoluciones intermedias, como la posibilidades de que compartan el edificio con otros institutos y organizaciones artísticas, los voceros de la comunidad educativa del Tomás Cabrera aseguraron estar dispuestos. "La idea es que sea un multiespacio, pero no tienen derecho a quitárnoslo", dijeron.

Los aspectos destacados

De palabra
El supervisor del Ministerio de Educación les informó verbalmente a las autoridades del Tomás Cabrera que tenían que desalojar el edificio.
Reunión
El viernes, tras las primeras reacciones de repudio a la orden gubernamental, la ministra Berruezo se reunió con el Consejo Asesor.
Gabinete
Berruezo se comprometió a plantear la cuestión en la reunión de gabinete de esta semana, buscando arribar a una solución conciliadora.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora