"Está haciendo gestiones en Salta", fue la respuesta que recibieron los 7 ediles de Salvador Mazza cuando preguntaron sobre la ausencia del intendente, Rubén Méndez, en el acto de apertura de las sesiones ordinarias del Concejo Deliberante. En el día en que el propio gobernador de la Provincia Juan Manuel Urtubey iniciaba el período legislativo junto a todos los funcionarios provinciales, los vecinos norteños no entendían con quién podía reunirse el intendente en esa jornada.
Fue la concejal Cristina Cazón, del bloque UCR-
Cambiemos, quien precisó que "los más sorprendidos fuimos los ediles, que no entendimos la ausencia del intendente cuando todos los jefes comunales de la provincia y el propio gobernador iniciaban el período de sesiones legislativas. Para mí fue una falta al cumplimiento de la ley 1349 de municipios en su artículo 30 inciso 12, que establece que debe hacer uso de sus atribuciones y abrir el período de sesiones".
Cazón recordó que "el miércoles pedí que le remitan la nota al intendente para que presida este acto y realice un informe general. Pero a las 19 del viernes ingresó una nota, sin la firma de Méndez, en la que se excusaba de asistir para viajar a Salta por un tema de gestión. Que no haya asistido es una falta de respeto a su pueblo y a los concejales porque tenía que haberse referido a la situación económica y financiera del municipio y a todo lo que tiene previsto para el año".
Sin relación institucional
El Concejo Deliberante de Salvador Mazza está integrado en este momento por 7 de los 9 concejales, ya que dos fueron expulsados del cuerpo por inhabilidad moral, uno de ellos detenido por la justicia y el otro en condición de prófugo. Ambos están vinculados a una causa de narcotráfico. Tanto el prófugo Mauricio Gerónimo como el veterinario Alejandro Maurín, quien ocupaba la Presidencia del cuerpo y está a disposición de la justifica federal acusado de ser miembro de una banda de traficantes de estupefacientes, aún no fueron reemplazados por la justicia electoral.
No obstante, la mayoría de los ediles no mantienen, en opinión de Cristina Cazón, ninguna relación institucional con el intendente. "Lamentablemente no hay ningún tipo de diálogo y si bien somos conscientes de que Salvador Mazza necesita de un trabajo mancomunado de todos los sectores, yo solo pude hablar con Méndez dos veces. No existe contacto a pesar de que la situación que atraviesa la localidad es muy difícil y en un contexto fronterizo especial. Como concejales y por el lamentable episodio que terminó con la expulsión de los dos ediles, hemos trabajado durante los meses de enero y febrero, pero jamás tuve oportunidad de hablar con el jefe comunal", insistió.

Deudas y falta de diálogo
La concejal radical Cristina Cazón recordó que el intendente tampoco asistió al Concejo Deliberante cuando juramos los nuevos ediles y para agregar más desorden a la situación, hasta ahora no pagaron los sueldos. "A mí no se me pagó ninguna de las dietas desde el 10 de diciembre y según me aseguran los otros concejales, a ellos tampoco", comentó.
Consideró que "tenemos que hacer el trabajo que nos corresponde y el Ejecutivo tiene la obligación de responder los pedidos de informes. Hay movilizaciones y amenazas de paro todos los meses de los municipales y también demasiados problemas para enfrentar, pero es difícil trabajar si del otro lado no hay intenciones de dialogar y de acordar políticas que vayan en beneficio de la población", concluyó.


¿Qué te pareció esta noticia?

Comentá esta noticia