Ha sido una noche de terror en la calle Libertad de la capital del País Vasco. Los vecinos despertaron cerca de las 4:00 de la madrugada alertados por los gritos que salían del balcón de un primer piso. Una brasileña de 18 años discutía con su novio de 30, un sevillano profesor de música. La pelea fue violenta, con golpes y sangre. De repente, vieron volar hacia la calle lo que pareció un muñeco.
A los pocos minutos llegó la policía. El 'muñeco' era en realidad una niña de 17 meses, llamada Alicia. El hombre, identificado con las iniciales D.M., la había arrojado al vacío en medio de la discusión. Segundos antes había intentado abusar sexualmente de la niña, cuando fue descubierto por la mujer.
'Sabíamos que lo que cayó era algo pequeño, un bebé o algo', contó al diario ABC Ascensión, una de las primeras vecinas en avisar a la Ertzaintza, la policía vasca.
'La joven bajó ensangrentada y semidesnuda para asistir a su niña. Gritaba desesperada. Mientras, él miraba desde la casa', señaló otra testigo.
El parte médico del Servicio Vasco de Salud indicó que la bebé cayó de cabeza y presentó traumatismo craneoencefálico, hipertensión intracraneal refractaria y politraumatismos. Podría tener secuelas neurológicas de por vida. La madre permanece estable, lo mismo que el agresor, ambos atendidos por las heridas cortantes que se produjeron con trozos de vidrios.
La joven, en tanto, recibió golpes en todo el cuerpo. Ella, en su desesperado intento por salvar la vida, provocó a su agresor graves y profundos cortes en el rostro. Los más graves en una ceja, un pómulo y junto a una oreja. Prueba de la violencia nocturna ha sido la sangre que quedó en los vidrios.
Lo que más ha sorprendido al barrio ha sido el perfil del agresor. La agencia EFE reveló que es un brillante profesor de saxo, con un currículo de primera clase y un carácter 'extremadamente reservado'. Tanto que muchos vecinos no sabían de su existencia.
Licenciado en Historia y Ciencias de la Música, D. M. cursó estudios en el Conservatorio Superior Manuel Castillo, de Sevilla. Una vecina, que ocupa una vivienda situada justo enfrente del lugar de los hechos, dijo a ABC que hacía 'dos años' que veía junta a la pareja y que 'pensaba que eran estudiantes'.
D. M. asumió en un principio su autoría y, en referencia a los posibles abusos, reconoció que 'ya lo había hecho antes'.
Fuente: Infobae

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia


juan carlos lopez
juan carlos lopez · Hace 9 meses

Como dicen en España, tio cuando en la carcel caigas , ojala te recojan , por hdlrmqtrp

bagre chuzero
bagre chuzero · Hace 10 meses

ojoala te rompan el culo gallego mal parido

diana quinteros
diana quinteros · Hace 10 meses

desgraciado ojala lo quemen vivo a este gusano.... como podes hacerle daño a una nena indefensa ?

cristia tapia
cristia tapia · Hace 10 meses

Cada ves aparece gente Desquiciada y loka del mate la verdad ya no se puede esperar nada de esta persona en mi opinio seria ,cortale el pito y ya

cristia tapia
cristia tapia · Hace 10 meses

cada ves la gente esta mas loka , ya no se puede esperar nada qe esta gente -


Se está leyendo ahora