Hoy se cumplen cuarenta años del golpe cívico militar que en Argentina dio paso a la más sangrienta y represiva de las dictaduras, que se extendió entre 1976 y 1983.
La implementación de la Doctrina de Seguridad Nacional que se aplicó en los años de la llamada Guerra Fría y con particulares características en países latinoamericanos, se basó en detenciones ilegales y persecución.
La tortura, los asesinatos, la desaparición forzada y apropiación de personas, la violación sistemática de nuestros más elementales derechos fue la metodología para imponer un proyecto político y económico neoliberal.
La represión ejercida contra militantes, intelectuales, obreros y obreras, estudiantes, científicos, religiosos, personas con identidades sexuales que no correspondían con los mandatos de la construcción militar que decretó nuestra pertenencia a un mundo "occidental y cristiano" se extendió a toda la sociedad.
Las mujeres detenidas en los centros clandestinos padecieron torturas, salvajes abusos y violaciones sexuales por su condición de género. Estas mujeres eran militantes de agrupaciones políticas, religiosas y gremiales que rompían con el modelo patriarcal de mujer madre, pilar de la familia y la sociedad, educadoras y controladoras de sus hijos impuesto por la dictadura.
Las indescriptibles formas en que se llevaron a cabo los abusos y violaciones a mujeres de todas las edades, embarazadas o no, hablan de un plan sistemático para destruir su subjetividad sexual primero y su subjetividad como personas después. Fue la manera más cruel de disciplinamiento de género.
Muchas de las que pudieron sobrevivir, debieron soportar la revictimización en sus testimonios, cuando se reabrieron los juicios por crímenes de lesa humanidad y esperar mucho para que los delitos contra la integridad sexual tuvieran condenas independientes.
Fue a partir de los Juicios por la Memoria, Verdad y Justicia y el abordaje con perspectiva de género de las causas, cuando la Justicia comenzó a reconocer los abusos y violaciones perpetrados por la dictadura contra las mujeres como crímenes de lesa humanidad e imprescriptibles.
A 40 años, la Multisectorial de Mujeres de Salta repudia el golpe militar de 1976 y exige celeridad a la Justicia en la resolución de juicios contra el terrorismo de Estado, en consonancia con los estándares sobre derechos humanos desarrollados en nuestro país en los últimos años y aboga por una sociedad con democracia real, sin violencia, con igualdad de oportunidades pluralismo y equidad.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


,, ,,,
,, ,,, · Hace 8 meses

Ninguna de estas pendejas sabe lo que es el proceso!!!!ni habían nacido y protestan????además que quieren ahora que hagan reconstrucción de los hechos????déjense de joder!!!!


Se está leyendo ahora