Georgina Pardo, la primera mujer trans que accedió a una cirugía de reasignación de género cubierta por una obra social, dijo a El Tribuno que se debe seguir trabajando en contra de la discriminación.
La intervención se hizo en Buenos Aires el 12 de octubre. "Hace años que tenía la decisión de operarme pero no existía la ley de identidad de género, que determina que se deben cubrir estos tratamientos. Para una cirugía de este tipo había que viajar a Chile. Los costos eran impresionantes", comentó Georgina.
Sobre lo que significa la reasignación de género para una mujer trans, Georgina aseguró que es un "cambio total en la vida" y agregó: "Es algo que se vive cotidianamente".
Georgina trabaja en un laboratorio de cristales y aseguró que nunca tuvo problemas en su empleo, pero que otras compañeras fueron despedidas por su condición.
"Falta avanzar más contra la discriminación. Me gustaría ver a muchas más chicas como yo atendiendo comercios, por ejemplo. Eso les permitiría acceder a una obra social. El Estado también tendría que contratar a las que están capacitadas sin necesidad de que haya una ley que lo obligue", opinó.
La salteña dijo que su obra social, Ospe, se hizo cargo de todos los gastos de la operación y agradeció a la abogada Natalia Vaca, que la acompañó a Buenos Aires para la intervención.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial


Se está leyendo ahora