Un reciente estudio de investigadores de la Universidad de Oxford es concluyente: los fumadores que van reduciendo gradualmente su dosis de nicotina para dejar el tabaco fracasan más en su objetivo que los que optan por abandonarlo sin contemplaciones.
Para el trabajo, dirigido por la doctora Nicola Lindson-Hawley, se reclutó a 697 personas que deseaban dejar este nocivo hábito, y se las dividió en dos grupos: el primero abandonó del todo el tabaco en una fecha fijada; el segundo fue disminuyendo progresivamente el número de cigarrillos consumidos a lo largo de las dos semanas previas al "gran día".
Los dos grupos disfrutaron del consejo de especialistas, y se les proporcionaron parches y chicles de nicotina y otras ayudas. Tras dejar de fumar, los participantes en la investigación fueron evaluados semanalmente durante cuatro semanas, y de nuevo a los seis meses. Además de preguntarles cómo se sentían, los investigadores medían la cantidad de monóxido de carbono que exhalaban, una prueba objetiva de si seguían sin fumar.
A las cuatro semanas de dejar el tabaco, el 39 % de las personas que lo habían abandonado gradualmente se mantenían libres del hábito, frente al 49 % del grupo que lo había cortado abruptamente. Eso significa que los segundos tenían un 25 % más de posibilidades de cumplir su propósito: las diferencias ya se constataban en el mismo día en que unos y otros se privaban del todo de nicotina: fueron más los sujetos del segundo grupo que aguantaron 24 horas seguidas sin echar un pitillo.
Según Lindson-Hawley, quienes dejan el tabaco poco a poco se enfrentan a dos retos: abandonar su costumbre del todo, e ir cumpliendo los objetivos graduales de disminución. Sin embargo, las que cortan de raíz solo tienen una tarea (aunque dura) por delante. Esto podría explicar las diferencias entre unos y otros.
La investigadora señala que "quienes desean dejar de fumar y cuentan con ayudas y terapias para hacerlo tienen más posibilidades de éxito si abandonan radicalmente su hábito. Sin embargo, en nuestra investigación hemos descubierto que hay individuos para los que es imposible dejarlo de golpe: en ese caso, es mejor reducir la dosis que no hacer nada".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


delfin llanos
delfin llanos · Hace 8 meses

ES una gran verdad, yo fumaba 60 cigarrillos por día, el un determinado momento encendí un cigarrillo, el la calle aspire el uno y lo tire el cigarro entero contra el piso y dije, esta porquería me va a matar, no fumo nunca mas y asi fue, me temblaban las manos, inconscientemente buscaba en los bolsillos, me traspiraban las palmas y lo único que descubrí es que esa situación disminuía bebiendo agua fría, mi esposa hizo desaparecer, sin que yo sepa, esa misma noche, todo los ceniceros y encendedores, fue una gran ayuda, fueron 3 días desesperantes y recién comencé a calmar esa ansiedad, continuaron esos arranques de deseos por lo menos un mes, después quedaron resabios de la costumbre, con los que también luche, gracias a Dios tengo 67 años y estoy vivo, disfruto de mi familia, sobre todo de mi nieto y bien de salud, estoy seguro que si seguía fumando hubiese muerto hace años o sino estaría padeciendo alguna grave enfermedad. Si hay que poner fuerza de voluntad, pero seguro que se puede.

Nelida Ferlatti
Nelida Ferlatti · Hace 8 meses

Mi experiencia: Primero debe existir un firme deseo de dejar de fumar y conciencia de la porqueria que es el tabaco; Segundo: encomendar la intención a algún santo de su devoción Tercero: cuando llega el instante de largarlo, no hay que dudar ni titubear, no hay que decir bueno me fumo el ultimo o alguna pelotudez similar. En ese instante de fuerza recibida se toma el paquete de Pucho en la manos, se lo aprieta fuerte y se lo lanza a la basura con alguna frase como por ejemplo: a la mierda! Y nunca más sentirás deseos de fumar. Será como si jamás hubieras fumado. Maravilloso

domingo viveros
domingo viveros · Hace 8 meses

y después de que viven lo que venden el veneno (tabaco)

rosanna bello
rosanna bello · Hace 8 meses

totalmente de acuerdo!! y faltó agregar que se deben reducir las comidas y bebidas copiosas agregando en su lugar rápidas caminatas y agua


Se está leyendo ahora