¿Quién ganó? Sería muy arrogante responder ahora. Parece más serio plantear cómo se plantó cada uno. Por un lado, se observó a Macri, con su propia propuesta y preocupación por hacerse cargo de los formidables problemas del país, con sentido común, sencillez y conciencia de los límites. Por otro lado, Scioli estuvo más interesado en mostrar lo que él pretende que la sociedad crea de la supuesta propuesta de su contrincante, que en explicar lo que él ofrece a la sociedad. No dejó claro si representa sus propias ideas, o las del oficialismo: ¿Hay una continuación de las "buenas" iniciativas de 12 años de gobierno, o hay una toma de distancia de todo lo que se le cuestiona a esos doce años de gobierno? Es entendible tomar distancia por dejar de compartir ideas. No es entendible que se pretenda mantenerse en un espacio y repudiarlo al mismo tiempo. Eso es un simple absurdo.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora