La gente de Salvador Mazza ahora respira tranquila, pese a los más de 40 grados de temperatura que soportó el norte en la jornada de ayer. Es que tras una conciliación simple que convocó el Ministerio de Trabajo, la Intendencia y los gremios lograron un acuerdo que derivó en el levantamiento del paro de actividades y se liberó de la toma a la casa comunal que había dispuesto ATE.
El punto de encuentro se dio con la incorporación a la planta permanente de diez empleados contratados con más de seis años de antigüedad, mientras que ocho restantes que no cumplen con ese requisito serán determinados por los gremios, según las necesidades y con cinco y cuatro años de trabajo en la comuna.
"Lo importante de esta concertación es que se respetó la ordenanza 24 de este año, que establece la antigüedad mínima para ingresar a la planta. Estoy cumpliendo un compromiso que había asumido anteriormente, pero a partir de ahora nos regiremos solo por esa normativa", reafirmó el intendente Rubén Méndez en diálogo con El Tribuno.
La reunión se realizó en la delegación de Trabajo de Tartagal con su titular, Franco Cardozo, y participaron, además de Méndez, Rubén Moreno como delegado de ATE de la ciudad fronteriza, Adriana Guerrero, Héctor Moro por la UTM y los abogados de las partes.

Prevención de cortes
El jefe comunal, que reasumió el cargo tras dos años de gestión que completó del destituido exintendente Carlos Villalba, puso el énfasis en la necesidad de evitar que se repitan situaciones de cortes y tomas que perjudican profundamente a todos. "Es un tema que voy a plantear con el Ejecutivo provincial para evitar a futuro este tipo de problemas. Nos tenemos que regir dentro de la ley, muy lejos de la ilegalidad que significó la toma que hicieron del edificio", señaló.
Por otra parte, Méndez aseguró que hará una política de consenso, "pero sobre todo de transparencia. Los trabajadores van a observar el cumplimiento de las reglas y por eso vamos a reunirnos en forma periódica para que mejoremos todo, sin que nadie se sienta discriminado".

Deudas y futuro
Para hacer frente a los sueldos y otras obligaciones en los últimos dos años, el municipio recibió adelantos de coparticipación y fondos de la soja, cuya devolución deberá pactar con la Provincia.
"Por el momento estamos bien, pero necesitamos del apoyo provincial. Buscamos prepararnos para períodos en los que los ingresos genuinos sufren un bajón. El manejo económico es un desafío constante y la deuda que recibimos de la gestión anterior era enorme. El préstamo de Hacienda hay que devolverlo, obviamente en cuotas y equilibrando con los ingresos y egresos para no sufrir situaciones con el personal, que nos lleven nuevamente al conflicto, además de cubrir obras imprescindibles".

carta acuerdo tartagal 1.jpg
carta acuerdo tartagal.jpg

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora