La cantante Adele inició esta semana su tour en Belfast, Irlanda, y llegó cargada de sorpresas.

Lo más importante fue que cumplió el sueño de Rebecca Gibney, una pequeña gravemente enferma que quería conocerla. Según el periódico Belfast Live, la madre de la pequeña empezó una campaña hace un año para que su hija lograra conocer a Adele, a quien admira.

Según describió la madre en diálogo con el diario local, un representante de Adele la llamó y le dijo que la intérprete había visto las fotos de la niña y que quería conocerla. La madre dijo que Adele se sentó junto a la cama de la niña y habló con ella.

La noticia de la visita de Adele se difundió rápidamente en redes y hasta el alcalde de Belfast publicó las imágenes con un mensaje de agradecimiento para la cantante:

Embed

Fuente: CNN

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora