Representantes de Ademus (Agremiación de Empleados Municipales de Salta) denunciaron que algunos de sus afiliados habrían sido agredidos por personas del entorno de otro sindicato, la Unión de Trabajadores Municipales (UTM). Aseguran que las agresiones son una reacción ante el fallo de la Justicia que, a pedido de Ademus, le quitó a la UTM el derecho a cobrar el 1,5 por ciento del salario de todos los trabajadores.
Aunque no presentaron pruebas, desde Ademus responsabilizan a la UTM por agresiones físicas que recibió la hija del secretario adjunto de la organización, Ricardo Vaccari. También culpan al gremio que conduce Pedro Serrudo por los daños ocasionados al auto de una empleada municipal opositora a la UTM.
La denuncia se da tras una violenta manifestación que realizó el viernes la UTM en el Centro Cívico Municipal para reclamar contra el fallo judicial que deja sin efecto el convenio colectivo de trabajo, que le permitía cobrar 1,5 por ciento de los salarios de cada trabajador, más allá de que estuvieran o no afiliados.
Desde Ademus anticipó que en los próximos días el abogado que los representa, Esteban Cabrini, presentará una demanda ante el Juzgado Federal por las agresiones.
Según César Molina, secretario general de Ademus, tales hechos ocurrieron luego de amenazas que Serrudo les habría hecho llegar. "Amenazó con que nos iba a cagar a palos, yo lo único que le digo es que tenga cuidado, porque si él reacciona yo voy a reaccionar", advirtió Molina, que luego bajó decibeles y comentó: "He pedido una reunión con el ministro de Seguridad para que nos garantice protección".

El origen del conflicto

El mes pasado el juez federal Julio Bavio resolvió dar lugar a una presentación de Ademus en la que se solicitaba revisar el artículo 131 del convenio colectivo de trabajo, que imponía un descuento del 1,5 por ciento del salario a todos los empleados municipales en beneficio de la UTM.
"Hemos hecho la denuncia a la Justicia, y el fallo nos favoreció. Serrudo venía ganando con descuentos a trabajadores municipales que no somos afiliados a su gremio", afirmó el secretario general de Ademus.
Molina se ocupó también de aclarar: "Nosotros queríamos que se derogue ese artículo -el 131-, no todo el convenio colectivo".
Otra conquista de Ademus es el reconocimiento de la libertad sindical, con lo cual la paritaria municipal no se realizará solo con el gremio con mayor cantidad de adherentes sino con todos los sindicatos que estén inscriptos, más allá de que tengan o no la personería gremial avalada por el Ministerio de Trabajo.
Además, Bavio declaró inconstitucional la resolución 2061/14, que determinaba que la Municipalidad debía pagar a la UTM un monto mensual equivalente al 1 por ciento del total de los haberes de los empleados: unos 450.000 por mes.
Ayer el secretario de Gobierno de la Municipalidad, Luis María García Salado, se reunió con Pedro Serrudo y dirigentes de la UTM en las oficinas de la Secretaría de Trabajo. El encuentro estuvo encabezado por el responsable del área, Ramiro Chávez, quien había convocado a la audiencia simple de conciliación.
En la reunión se abordó durante horas el reclamo de la UTM contra el fallo judicial y los incidentes que se produjeron el viernes en el Centro Cívico Municipal, cuando manifestantes de la UTM que protestaban por el tema agredieron a otros trabajadores, tiraron bombas y dañaron las instalaciones.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora