Minutos de silencio y gran respeto se vivieron ayer, a las 11, en el cementerio De la Santa Cruz, cuando fueron inhumados los restos de Carmen Fernández, quien desde hacía tres años luchaba por la aparición de su hija Marcela Mamaní. En Salta, su fallecimiento es el segundo de un padre que busca a su hija desaparecida, ya que el año pasado murió Federico Cash, otro incansable buscador de su hija María.
"Carmencita, como le decíamos, fue conocida por su valentía para salir a buscar y a pelear por la búsqueda de su hija", dijo ayer Raúl Córdoba, miembro de la Comisión de Familiares Contra la Impunidad, a la que la mamá de Marcela Mamaní se sumó como parte de su lucha.
Carmen Fernández tenía 62 años y desde hacía más de seis meses luchaba contra un cáncer que el sábado a la madrugada la doblegó.
Tras la desaparición de su hija, Carmen se hizo cargo del nieto que entonces tenía 7 años, con la colaboración de otras de sus hijas.
Marcela fue vista por última vez el 16 de febrero de 2012 y su madre insistió durante diez días en las seccionales policiales de San Remo y Villa Asunción para que le tomaran la denuncia por desaparición. Por este caso está detenido e imputado Javier "el Indio" Aramayo, última pareja de Marcela.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...