La adolescencia comienza antes de los 12 años de edad y suele extenderse hasta alrededor de los 23. La pubertad consiste en una serie de cambios físicos que se dan en los años previos y que, luego, son acompañados por cambios emocionales y cognitivos. La palabra "pubertad" tiene su origen en los vellos púbicos, que aparecen normalmente en esta etapa de la vida. Si algunas personas aún no experimentan estos cambios alrededor de los 12 años, es probable que sus pares sí lo hagan y que sepan qué va a suceder.
Esta etapa es vivida en cada cultura de manera distinta. Esto marca una forma de moverse con los demás en una sociedad e influye en las vivencias sexuales.
Christian Martínez Monge, psicólogo clínico de la Pontificia Universidad Católica del Perú, es especialista en sexualidad humana y género, sexólogo y miembro de la Comisión de Sexualidad, pareja y familia del Colegio de Psicólogos del Perú. En un artículo publicado en el portal Rpp.pe, el experto trata la importancia de brindar información certera sobre sexo a los y las adolescentes.
“Desde los 13 años ya han recibido información sobre sexualidad desde los medios de comunicación”
"En esta etapa la sexualidad comienza a vivirse de manera distinta a la niñez puesto que las hormonas comienzan a ser más efervescentes, la imaginación invita a explorar en fantasías sexuales, la atracción hacia personas de su mismo o de otro género resalta más que antes, el sentirse ilusionado (a veces confundiendo conceptos de amistad, gusto y enamoramiento) despierta emociones muy intensas y también la respuesta sexual humana como la erección del pene y la lubricación vaginal puede darse con mayor frecuencia ante diversos estímulos (ya sea visuales, auditivos o ellos mismos tocándose)", manifiesta.
Muchos padres y madres consideran que en esta etapa deben comenzar a conversar con sus hijo o hija sobre sexualidad (sobre todo, desde la prevención). "Sin embargo, -explica Martínez Monje- mi experiencia en talleres y charlas con adolescentes me demuestra que desde los 13 años en adelante chicos y chicas ya han recibido información sobre sexualidad desde los medios de comunicación, redes sociales, internet, amigos y amigas, viendo a los adultos expresarse afecto y en todos los espacios de socialización".
Por eso, es fundamental que tanto desde la casa como desde la escuela o colegio se brinde educación sexual integral desde edades tempranas y un espacio de escucha activa y contención emocional.
Hablar sobre estos temas en el hogar, además de generar calma y confianza en el niño o niña, provoca un espacio de comunicación y contención en la relación de la madre y/o padre con su hijo o hija. Hace dos semanas se publicó en este espacio el artículo "Lo que deben saber niños y niñas sobre sexualidad".
La información que los y las adolescentes reciben no suele ser la adecuada y, lamentablemente, a veces llegan datos o imágenes sin filtros ni explicaciones que ellos desean -y deben- tener, lo cual muchas veces genera más confusión de la que ya tienen.
"Hay que tener en cuenta que a los y las adolescentes les gusta más estar con su grupo de pares que con la familia, abundan en la muestra de afecto con personas del otro o de su mismo género y ello muchas veces les genera confusiones porque comienzan a descubrir nuevas emociones, sensaciones, fantasías y en ocasiones se les dificulta conocer los límites de lo permitido. Muchos se cierran a la amistad por miedo a quedarse solos. Otros no reparan en tener relaciones sexuales con el fin de buscar seguridad y afirmarse como personas capaces de amar y hacer amigos", advierte el especialista.

Lo que es importante que sepas, si sos adolescente

"Tanto si decides practicar sexo a solas, como con otra persona e independientemente del tipo de práctica sexual escogida, el respeto hacia vos mismo/a y hacia tu pareja sexual siempre es fundamental", plantea la psicóloga y educadora sexual española Irene Bedmar Martín, autora del blog El Diván de Irene, y brinda ciertas recomendaciones para chicos y chicas durante la adolescencia.
1. Tu cuerpo
Hacé de tu cuerpo un aliado, nunca un enemigo. Aceptarlo te permite disfrutar de una sexualidad mucho más sana y placentera. Practicá el amor a tu cuerpo con hábitos saludables, pero sin rendirle culto obsesivo, es la recomendación.
2. Identidad sexual
Explorá el significado de identidad sexual. Es un concepto relacionado con tu género sexual y probablemente se mantendrá a lo largo de tu vida.
3. Orientación sexual
Otra cosa es la orientación del deseo sexual: ¿qué personas te atraen sexual y emocionalmente? Esto determina tu heterosexualidad, homosexualidad, bisexualidad... Te hace decidirte también por un género al escoger pareja. No tiene por qué ser algo fijo. Podrás experimentar cambios a lo largo de tu vida.
4. Prácticas sexuales
Escuchás hablar de muchas prácticas sexuales: sexo oral, masturbación, coito... Unas te resultan llamativas, otras quizá te causan rechazo. Pero hay algo básico: solo vos elegís cómo disfrutar de tu propia sexualidad (o, dado el caso, llegando a un acuerdo con tu pareja).
5. Coito
Comprobás que muchas personas se obsesionan con el coito o penetración vaginal. Esto no significa que sea mejor o peor que cualquier otra práctica sexual. Es solo una más, pero su enorme influencia se debe a que la sociedad actual procede de un modelo de sexualidad falocrática; es decir, exclusivamente centrada en la reproducción, los genitales y el coito.
6. Decisión
Cuando decidas tener relaciones sexuales, lo importante es que vos tengas ganas y que te sientas preparado/a y no presionado/a.
7. Prevención
Si deseas practicar el coito vaginal, hay muchos métodos para prevenir embarazos no deseados y enfermedades de transmisión sexual (ETS). Es importante informarse para usarlos correctamente. Usar preservativo es un método sencillo y eficaz para prevenir ETS y embarazos no deseados.
8. Información
Para prevenir las ETS, también se pueden tomar otras medidas como conocer bien tu propio cuerpo, la buena higiene sexual, la comunicación con tu pareja, con tus pares o con adultos. Tenés el derecho de ir a un centro de salud para pedir la información que necesites y anticonceptivos.
9. Personas sexuadas
Todos y todas nacemos como personas sexuadas. Esto significa que tenemos un cuerpo con capacidad para sentir placer y disfrutar, solos o en compañía de otra persona. Por ley, los y las adolescentes tienen derechos sexuales y reproductivos. Informate y hacelos valer.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora