Adrián Pérez trabajó junto a Elisa Carrió, luego estuvo al lado de Sergio Massa y hoy responde a Mauricio Macri. Hoy le toca la difícil tarea de tener bajo su órbita la reforma política que incluirá la boleta única electrónica en todo el país. El secretario de Asuntos Políticos e Institucionales de la Nación, que vino a Salta para disertar en el Congreso Mundial de Políticas Públicas, y visitó ayer la redacción de El Tribuno y brindó una entrevista en vivo por el Facebook Live del diario. El funcionario pidió "acompañamiento en el Senado" y adelantó que la reforma política se aprobaría en Diputados el 19 de octubre próximo.
El Gobierno nacional viene diciendo que la reforma política no incluye el voto electrónico sino la tecnología en el voto. ¿Qué diferencia hay entre una cosa y la otra?
No es voto electrónico, claramente. Es una especie de mix entre el voto electrónico y la boleta única en papel. Para nosotros es importante esa diferencia porque siempre hay una constancia en papel que queda y que es lo que termina valiendo. Ese papel tiene un dispositivo electrónico que permite la lectura del voto. Ese dispositivo lo que nos hace es ganar en exactitud, ya que hoy tenemos muchos errores de carga. Hay distintos procesos de carga manual donde se producen errores, con la tecnología el resultado es exacto. Salta lo ha experimentado ante el cuestionamiento que existió en una elección y el posterior recuento manual voto a voto, lo que dio fue que hubo cero votos de diferencia entre lo que había arrojado la máquina en el escrutinio provisorio y lo que se dio luego en el escrutinio definitivo contando manualmente los votos. Este sistema nos otorga agilidad, porque tenemos resultados rápido. Otra ventaja es que toda la opción electoral va a estar en una pantalla donde la gente elige, y esto pone equidad en la competencia electoral porque ya no se necesita un aparto político para controlar, para distribuir las boletas, etc.
Usted dice que la boleta única electrónica da igualad a los electores, pero muchos de ellos no están familiarizados con la tecnología...
Es un cambio de instrumento de votación que implica una capacitación, pero también es cierto que es un sistema sencillo. No ha habido problemas ni en Salta ni en otros lugares con este sistema, siempre y cuando haya brevemente un proceso de capacitación. Es un sistema fácil, accesible y que va a ser muy sencillo.
Un experto informático demostró en vivo que el sistema era falible, ¿qué tipo de seguridad ofrecen ante esta situación?
La ley es bastante clara, el sistema tiene que ser seguro, no tiene que ser vulnerable, tiene que preservar el secreto del voto, etc. Lo interesante es que le hemos dado la auditoría y la autorización del sistema a la Cámara Nacional Electoral. La provisión de las máquinas va a estar a cargo del Ejecutivo, pero va a haber un órgano independiente como la Cámara Electoral, con participación en las auditorías de los partidos políticos y de las universidades. el sistema va a estar autorizado en la medida que garantice lo que la ley dice. Hay tres auditorías: una previa, una en el momento y una posterior, se toma una muestra de cada provincia y se controla con apertura de urna y conteo de papel chequeando si el sistema está funcionando bien.
¿Qué apoyo tendrán en el Congreso para la reforma política?
Tenemos previsto la aprobación en Diputados el 19 de octubre, y nos falta el Senado. Estamos insistiendo mucho en que esto avance porque el proyecto entró en junio y la implementación lleva un tiempo, ya que hay que comprar las máquinas, hacer capacitación, hay que trabajar mucho con la justicia federal de las provincias, etc. La implementación de este sistema lleva un tiempo y nosotros necesitamos que la ley esté lo antes posible para poder llegar bien a 2017. Estamos insistiéndole mucho al Congreso sobre la premura para aprobar esta ley.
Cambiemos no tiene mayoría en el Senado, ¿cree que allí podrán sacarlo con facilidad el proyecto?
Nosotros hicimos muchas reuniones con los gobernadores y tuvimos mucho acompañamiento, veremos si eso se ve reflejado en el Senado. Ojalá que así sea, porque va a ser un cambio importante en términos de transparencia: nosotros lo tenemos evaluado, a nivel nacional el ochenta por ciento de la gente está a favor de la boleta única electrónica. En los lugares en donde se implementó repercutió sobre las provincias cercanas. Hoy el sistema es relativamente conocido y la gente está a favor. Espero que el Senado reflexione sobre esto y también nos acompañe.
En caso de demorarse la aprobación de la ley, ¿ya no quedaría vigente para 2017?
Tenemos toda la expectativa de que sea para 2017, hemos trabajado mucho para esto. El proyecto llegó después de cinco meses de trabajo con los partidos políticos, los bloques parlamentarios, los académicos, etc. Hubo una instancia de construcción de consenso previo importante. Seguimos pensando que se va a poder implementar en 2017.
El ministro Andrés Ibarra le había dicho a El Tribuno que la reforma política se iba a implementar en todas las provincias, desmintiéndolo a usted que había dicho que empezaría en 10 o 12. ¿Cómo será?
El proyecto del Ejecutivo hablaba de la posibilidad de una implementación gradual, pero esa cláusula fue recientemente eliminada en Diputados, con lo cual quedó un régimen para todo el país. En principio, diría que, si se aprueba la ley y en buen tiempo, vamos a ir en todo el país.
¿Son conscientes de que el voto electrónico fue prohibido en países como Alemania y Holanda y otros países lo están desechando?
Hay una diferencia entre el voto electrónico y la boleta única electrónica. Nosotros no estamos propiciando el voto electrónico sino la boleta única electrónica, que tiene constancia en papel, que ese papel en caso de haber alguna diferencia con lo electrónico y el papel, vale lo que dice el papel. Si uno mira porqué Alemania desechó el voto electrónico, es porque un fallo de la justicia dijo que el elector no tenía forma de constatar su voto. En la boleta única electrónica es distinto, el ciudadano elige en una máquina, se emite un voto que tiene un dispositivo digital y el ciudadano puede chequear que lo que dice el código de barra es exactamente lo que dice el papel, luego hay una constancia posterior por parte de las autoridades de mesa.
Usted trabajó con Elisa Carrió, con Sergio Massa y con Mauricio Macri, ¿cuál es hoy su referente nacional?
Yo estoy muy conforme trabajando en Cambiemos, porque me parece que es un momento en donde al gobierno le tiene que ir bien, todos tenemos mucha expectativa de que al gobierno le vaya bien. Es un gobierno que tiene buenas intenciones y que tiene dos grandes ejes en los que trabajar. Uno es reactivar la economía y disminuir la pobreza, y el otro es el tema institucional. Yo estoy trabajando más con temas institucionales. Veo un gobierno con mucha vocación de generar institucionalidad y generar condiciones para que haya inversión y a partir de ahí haya nuevamente empleo. Estoy muy conforme de trabajar en el gobierno.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Ruben Barraza
Ruben Barraza · Hace 1 mes

Les agarro el apuro hijos de mil puta.

Xavier Deivid
Xavier Deivid · Hace 1 mes

Fraude en puerta...


Se está leyendo ahora