Adriano Mandolesi es un economista que se desempeña como consultor y analista del mercado de granos. Además es colaborador la Fundación Libertad.
El primero de octubre visitó la provincia para disertar en el IV Congreso de Economía Regional, organizado por la Universidad Católica de Salta. En diálogo con El Tribuno, Mandolesi se refirió al índice de desempeño provincial que elabora anualmente el Centro de Investigaciones Sociales y Económicas de la Fundación Libertad y sobre el desempeño de Salta dentro de la economía regional.
También se refirió a la necesidad de crear reglas de juego claras para que las empresas privadas vengan a invertir a la provincia, y sobre la urgencia de desarrollar una red de transporte que sea rentable para los productores.
¿En qué consiste el índice de desempeño provincial?
Desde la Fundación Libertad venimos desarrollando una herramienta, que hace doce años la publicamos, y que es el índice de economías provinciales. Este índice utiliza la metodología del Fraser Institute, que es una metodología que se utiliza a nivel internacional. Nosotros la aplicamos puntualmente para la situación de las economías provinciales. Lo que permite es sistematizar toda la información referente a tres áreas de estudio: que es el mercado laboral, el financiamiento del sector público y el tamaño del sector público. Esto se hace a través de siete variables de estudio que punteamos del uno al diez. Lo que permite brindar un diagnóstico de cómo está la realidad de las diferentes economías provinciales y además, permite a los gobiernos, que son los hacedores de políticas económicas, tener un diagnóstico para poder desarrollar modelos o políticas públicas que permitan desarrollar modelos de negocios sobre todo en el sector privado.
¿Cómo está posicionada Salta en ese ranking?
Puntualmente, a lo que refiere este ranking, nos da que la provincia de Salta tiene un nivel de desempeño medio. Eso significa que está entre la mitad de las provincias argentinas, en relación con lo que es libertad económica. Salta tiene una baja presión tributaria, es una de las provincias con menor presión tributaria, pero que a su vez depende más de las erogaciones del Gobierno nacional.

Con este escenario, ¿Salta tiene potencial para atraer inversiones?

Ese es un dato interesante y que es relevado en el índice, el gran potencial que tiene Salta para atraer inversiones externas, sobre todo lo que es en la industria extractiva. Si bien en el último año se realizaron muchas inversiones tiene potencial para seguir creciendo en cuanto a las inversiones de la industria extractiva.
La provincia está en un contexto desfavorable por lo caro que es el transporte de cargas...
Sí, es un contexto desfavorable. Mandar una tonelada de soja para el productor salteño desde la provincia al puerto de Rosario equivale lo mismo, en costo, que mandarlo desde el puerto de Rosario a Shanghai.
¿Cómo afecta esto?
Eso te muestra la pérdida de competitividad que se genera por la falta de infraestructura. Por eso, entre las políticas que proponemos en la edición del índice es precisamente eso, hacer un shock de inversión en infraestructura en transporte de carga, de energía y de reglas de juego claras que permitan crear un ambiente propicio para la extracción de inversiones por el potencial existente en esta región. Si uno realiza un plan de infraestructura necesario y permite abaratar el costo de mover la tonelada de maíz o soja eso va a permitir una mejora en el ambiente de negocio y va a permitir entrar otras inversiones privadas que permitan un efecto derrame en todas las economías. El transporte es clave.
¿Argentina es competitiva?

El World Econimic Forum realiza todos los años un índice de competitividad internacional en el que se comparan diferentes países. Argentina perdió dos puestos respecto al año pasado y desde 2003 perdió 28 lugares. Eso te marca la falta de competitividad que existe en el país. Eso se ve reflejado en la menor cantidad de puestos laborales que crea el sector privado, o sea que hay una mayor dependencia del empleo público para que viva la población. Ya sea de forma directa, a través de trabajo o de forma indirecta a través de subsidios, que es lo que estamos viendo en muchas economías del interior. Eso a su vez dificulta y genera un círculo vicioso por el cual no se pueden generar desarrollo de negocios y no permite generar un negocio sustentable a largo plazo.
¿Cuál es la situación actual del campo en Salta?
El campo está en una situación muy compleja. Para el productor local hoy los márgenes son muy negativos. Hoy, el productor de Salta que se decide a sembrar soja o maíz pierde dinero al momento de encarar la inversión. Al productor le resta competitividad el tema del transporte. Hay muchos campos que se van a sembrar de todas formas, dependerá mucho de la posibilidad financiera o la espalda financiera que tenga para afrontar la campaña. Recordemos que es una actividad a cielo abierto y de alto riesgo, porque si tenés problemas climáticos perdés toda la producción.
¿Hay posibilidades de crear empresas manufactureras?
Seguro que sí. La región de Salta está geográficamente mejor ubicada que la región de Rosario para abastecer a Chile, Perú y Bolivia en cuanto a agroalimentos. Hay un potencial enorme para crecer en todo lo que es la salida a través del Pacífico. Con otro sistema de transporte, con otra inversión e infraestructura y una salida mucho más económica y más flexible en cuanto a logística.
Salta tiene varios indicadores que son negativos. Tiene un 47% de empleo en negro, ocho empresas cada mil habitantes y cuatro de cada diez empleados son empleados públicos. ¿Cómo se puede revertir esos indicadores?
Primero hay que hacer un plan de formalización del empleo en negro, para eso es fundamental bajar las cargas patronales y las cargas sociales. Un segundo punto es incentivar la creación de nuevas empresas y nuevas industrias. Para eso tenés que crear un ambiente de negocios adecuados, bajar la presión tributaria. Permitir el financiamiento, tanto en inversiones de infraestructura como bienes de capital como a través de diferentes programas como pueden ser programas de devolución del IVA, programas de financiamiento a través de fondos de banco de inversión internacional. Y después crear la infraestructura adecuada, ya que te permite abaratar el precio por unidad de traslado. La mayor parte se maneja a través de camiones y es caro, tiene un costo muy elevado, hay que fomentar el transporte de cargas. También se podría trabajar en una posible hidrovía en todo lo que es la zona del Bermejo, que existe el potencial para trabajarlo, pero que naturalmente sin la infraestructura, sin el apoyo del financiamiento es imposible.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora