*

Advertencia narco: seis balazos para un mejicanero en Salvador Mazza
Un hombre recibió6 disparos y salvó su vidade milagro en una calle colectora, a metros del ingreso a laruta 34 en Salvador Mazza.
El sujeto, conocido en el ambiente delictivo no solo de Salta sino también de Rosario de Santa Fe, fueemboscado cuando salía del barrio Ferroviario, donde reside, en dirección a la salida sur de Salvador Mazza.
La víctima del atentado, sin profesión lícita conocida, conducía una camioneta Toyota Hilux de última generación, de color blanco, que recibió al menos una veintena de disparos en su carrocería.
Fuentes policiales confirmaron que se trata de unhombre oriundo de Rosario de Santa Fe de 53 añosde edad, identificado comoRoberto Figueredo.
20 balazos. Fuentes de la zona aseguraron que se escuchó una andanada de disparos, una balacera infernal sobre el semáforo
No hubo testigos, todos huyeron despavoridos, dijeron fuentes de la localidad fronteriza.
Figueredo recibió seis disparos en distintas partes del cuerpo de una balacera contra su vehículo disparada desde otro vehículo y de personas que descendieron del mismo.
Ocurrió en momentos en que se aprestaba a tomar la avenida San Martín, en la localidad fronteriza de Salvador Mazza, arteria que se inicia al finalizar la ruta nacional 34.
Figueredo salía del barrio donde reside, aguardó el cambio de luces del semáforo y cuando intentó tomar la avenida recibió una ráfaga de tirosy al menos 6 disparos de un arma de grueso calibre hacia su persona.
A pesar del hermetismo en torno al hecho que remite a los ajustes de cuentas más cruentos que se viven en la zona de frontera, los investigadores consultados no pudieron precisar si se trató de unarma 9 mmo de un calibre mayor.
Fue una docente que reside en cercanías del lugar del hecho quien llamó a la policía luego de escuchar la balacera; cuando el vehículo policial llegó al lugar en la banquina de la cinta asfáltica se encontraba la camioneta Toyota Hilux de color blanco y en su interior el propio Figueredo. Escoltado por el móvil policial, el mismo Figueredo llegó hasta el hospital de la localidad fronteriza, distante a unas 10 cuadras del lugar de los hechos.
6 tiros es la cantidad de proyectiles que atravesaron la carrocería de la Toyota y se incrustaron en el cuerpo del rosarino
Allí el herido, que reside entre las calles Mendoza e Hipólito Yrigoyen del mencionado barrio, fue asistido por el servicio de guardia, pero dado su delicado estado fuetrasladado a pedido suyo hacia una clínica privada de Tartagal y luego a Salta capital.
Cerca de las 13 horas de ayer Figueredo fue trasladado hacia la capital de la provincia; según trascendió, uno de los impactos que le ingresó por el hombro izquierdo podría haberle interesado la columna vertebral , pero la información no fue confirmada ni desmentida dado el hermetismo que rodean las investigaciones.

A quemarropa

Cuando llegó a la clínica de Tartagal trasladado en una ambulancia del hospital de Salvador Mazza, Figueredo -que se encontraba lúcido y consciente- fue asistido por las múltiples heridas de armas de fuego que presentaba en su brazo y en el hombro izquierdo. Pero extrañamenteno quiso formalizar denunciaalguna a pesar que personal de la comisaría 42 de Tartagal se dirigió a ese nosocomio para tomarle declaraciones.
Sin embargo,la Fiscalía penal actuante ordenó que pese a la actitud de Figueredo se investiguen los hechosy se busque al automóvil donde se desplazaban los sicarios.
La Brigada de Investigaciones de Tartagal se abocó a dar con el o los autores del hecho, pero según datos obtenidos por este matutinono hubo testigos, y si los hubo no se quedaron en el lugar de la balacera, ya que cuando arribó el móvil policial al cruce semaforizado de la calle y la ruta 34 solo estaba el herido en el interior de su camioneta.
Una fuente de la propia policía consideró que "se trató de un claro ajuste de cuentas, pero el que lo encargó no quiso que lo mataran, le dispararon para dejar un mensaje, una señal para los demás integrantes de la banda o cártel. Fue a quemarropa y con esa arma (podría ser un fusil) cualquier sicario le hubiera volado la cabeza", deslizó.

Silencio de la víctima

Figueredo, apodado el "Rosariono", o "Chimichurri", ya purgó condenas anteriores acusado por delitos comunes. Sin oficio conocido pero de un alto nivel de vida, integraría una banda de peligrosos sujetos dedicados al "mejicaneo" (delitos que se cometen entre las mismas bandas dedicadas al tráfico de estupefacientes y otros delitos conexos), que actúan en la zona de la frontera tanto del lado argentino como boliviano. "Acontecimientos donde se perdieron grandes embarques de droga en el Chaco salteño, entre ellos la caravana de narcomotoqueros, dieron paso a una purga interna".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...