*

Advierten con importar carne si no bajan los precios
La paradoja de Argentina, un país tradicionalmente productor de carne podría buscar mercados externos para importar por los altos precios internos. Así lo afirmó el secretario de Comercio, Miguel Braun.
El gobierno está dispuesto a importar carne de Uruguay y a "explorar otros" destinos si los valores de la carne no ceden. Por otro lado, el Ministerio de Producción informó además que la nueva Comisión Nacional de Defensa a la Competencia (CNDC) seguirá el modelo chileno, por lo que va a "monitorear el comportamiento de los supermercados".
Por su parte, el Ministerio de Producción declaró a La Nación que la inflación habría empezado a encontrar un techo en las últimas semanas de enero y la primera semana de febrero. De acuerdo a los relevamientos realizados por el Gobierno, los precios de la Canasta Básica Alimentaria incluso habrían experimentado una moderada caída, lideradas por la carne vacuna.
Diferencias en los números
El Gobierno y los carniceros tuvieron un cortocircuito por los valores calculados en la carne. "El asado llegó a estar a 140, 150 y 160 pesos en algunos comercios. Hoy uno ve y constata que el precio ha bajado respecto a eso en alrededor de un 20% y se vende a 110, 105 pesos", dijo ayer el ministro de Agroindustria, Ricardo Buryaile. El funcionario advirtió, no obstante, que el precio no bajó lo suficiente y calculó que el asado tendría que costar $ 90 pesos el kilo.
Al cruce salió el vicepresidente de la Asociación de Propietarios de Carnicerías de la Capital Federal, Alberto Williams, que criticó al ministro al considerar que su razonamiento sobre los valores cárnicos "están muy lejos de la realidad" en relación a los precios que ofrecen los frigoríficos y el comercio minorista. "El kilo de asado de vaca está entre $ 40 y $ 45; el de novillo pesado, de $ 80 a $ 90; y el de carne chica, un animal de feedlot, está entre $ 100 o $ 110 pesos: la carne no es toda igual, depende de cada categoría".
"Los carniceros, por cada 100 kilos comprados, tenemos 80 de carne, y el 25% lo perdemos en grasa y desperdicios. Cuando se hace el promedio, con 24 cortes, se llega a eso", explicó el directivo de la asociación de carniceros porteños.
"Hay carnes más baratas pero muy gorda y el carnicero no la quiere. En el conurbano bonaerense, la carne grande, de 400 kilos, se consigue a $ 75 a $ 80 , pero el asado tiene dos o tres dedos de grasa arriba, y si quiere un ternero chico, sin grasa, tiene que pagarlo a $ 100 a $ 110", dijo. "Haga los costos y va a ver que le da los precios que están en la carnicería", señaló.
Fuente: La Nación

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...