Mientras el litro de aceite no baja de los 35 pesos o más, según la marca y el lugar donde lo compren, los salteños ya comenzaron a pensar cómo reemplazar este producto, fundamental para cocinar. En los hogares de bajos recursos, donde el aceite sigue siendo un ingrediente de primera necesidad a la hora de cocinar, a raíz del desmesurado aumento en el precio del gas envasado el plato de todos los días está en riesgo.
Es que cocinar al horno con gas envasado implica que la garrafa de 10 kg, que para una familia tipo dura hasta 30 días, se termina en 20 o menos. El incremento en el precio del aceite obliga a pensar en reemplazos para la cocción de los alimentos. Manteca y grasa derretidas son las primeras opciones, que los encargados de la producción de los alimentos en casa no dudan en tomar.
Sin embargo, hoy la manteca también afecta el bolsillo, ya que el precio de los 100 g ya supera los 18 pesos. La grasa derretida pasa a ser la primera opción, pero sin embargo especialistas en la elaboración de alimentos y nutrición advierten que este cambio de hábitos alimenticios obligado por los precios puede salir muy caro para la salud de la población.
En diálogo con El Tribuno, Luly López Arias, chef de comida saludable, destacó que para enfrentar esta crisis en la cocina de todos los días hay que ser creativos. "Muchos pensamos que para hacer un guiso el aceite no debe faltar. Sin embargo, la cebolla que rehogamos para este guiso puede hacerse en su propio jugo", destacó la chef.
Otra opción que recomendó López Arias es la cocina al vapor. López Arias también es miembro del equipo de profesionales del hospital Arturo Oñativia, y destacó que si no se cuenta con los elementos para realizar la cocción al vapor se puede usar una olla grande y el colador de fideos. "Lo importante es mantener bien cerrada la olla. Tanto vegetales como carne se pueden hacer al vapor. En una olla bien cerrada, la cocción de papas al vapor puede tomar unos 30 minutos y si la cortamos más chicas, todavía menos. Vegetales como el coliflor o el brócoli pueden tomar 15 minutos", detalló.
Los huevos fritos, son otras de las opciones de comida rápida, pero estos también se pueden hacer con apenas una gota de aceite y tapando la sartén.
Luly López Arias afirmó que el uso del aceite para la elaboración de los alimentos es siempre evitable y recomendable para el cuidado de la salud. Sin embargo, cuando otros factores como el económico son determinantes, "la grasa o la manteca pueden ser opciones, Aunque no las más saluda bles".
La nutricionista Sonia Gómez destacó que el inconveniente para la salud es cuando se utiliza la grasa como medio de cocción. "Cuando es un agregado, como en el caso de los guisados, la situación no es tan grave. Hay que recordar que un guisado o un salteado se puede hacer con caldos, jugo de tomate, agua e incluso nada", destacó. Pero cuando la cocción de la preparación se hace a base de grasa pura, esto es básicamente grasa saturada.
Explicando lo que implica el consumo de grasas saturadas, la nutricionista destacó que estas grasas se convierten en trans (malas), una vez ingresadas al organismo, aumentan todos los valores de triglicéridos, generando el aumento de la grasa corporal, modifica la circulación sanguínea porque las arterias comenzarán a taparse.

El perjuicio en los chicos

En el caso de los niños, las consecuencias se verán a mediano plazo. “El primer efecto será el aumento en la obesidad de los niños e incluso diabetes. Con este cambio de hábito se puede repercutir de manera importante y negativa en la salud de la población”, alertó la nutricionista Sonia Gómez.
La profesional destacó que antes de que estos cambios de hábitos se generen, los niños ya presentan problemas de peso y colesterol alto.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Andrea Ivanna  Núñez
Andrea Ivanna Núñez · Hace 1 mes

Por cuestiones de salud, no puedo comer grasas. Cocino toda clase de comidas sin ella, por ejemplo, a la cebolla la puedo "freir" en agua hasta que vuelve transparente. y luego utilizarla para preparar el relleno de tartas, empanadas, canelones, etc.

Se está leyendo ahora