La modificación del impuesto a las ganancias que impulsa la oposición en el Congreso conlleva un serio riesgo de caída de la recaudación para los distritos más pobres del país, lo que podría agravar la situación social.
Así lo analizaron ayer los economistas del IAE Business School de la Universidad Austral, Eduardo Luis Fracchia y Carlos Marcelo Belloni, al opinar sobre los proyectos de ley para reformar el impuesto a las ganancias.
Los expertos coincidieron en que la necesidad de una nueva ley es evidente, por consecuencia de un proceso inflacionario que en los últimos 15 años produjo una fuerte distorsión en la base imponible e incluyó a cada vez más individuos.
Se trata además de uno de los impuestos más progresivos y que mejor mide la capacidad económica para contribuir con el Estado, por lo cual su adecuación es fundamental, dijeron los economistas de la Universidad Austral.
La principal preocupación del Gobierno es el elevado déficit fiscal, que en 2015 fue del orden del 7% del PBI, el mayor porcentaje observado desde la hiperinflación de 1988.
Según la AFIP, con el proyecto del oficialismo 600.000 trabajadores ya no pagarían Ganancias; en cambio, con el texto de la oposición, quedarían exentos 2.000.000 de asalariados.
Mientras que la propuesta oficial suponía un costo fiscal de $41.800 millones, la ley de Sergio Massa y Áxel Kicillof supone $132.000 millones.
Además, el impacto sobre algunas provincias es llamativo: Buenos Aires perdería $9.860 millones; Santa Fe, $6.600 millones; Córdoba, $6.400 millones y Tucumán, $3.400 millones.
La caída de recaudación sería importante para los distritos más pobres, donde Ganancias alcanza a menos habitantes: en Chaco sería $3.500 millones, Salta $2.900 millones y Misiones $2.400 millones.
"La única posibilidad que tiene el Gobierno de lograr modificar el texto que recibió media sanción depende del apoyo de los gobernadores, quienes enfrentarían una pérdida fiscal cercana a $20.000 millones si se sanciona la ley", dijeron los economistas.
Más debate
Mientras que el massismo se mostró dispuesto a rediscutir el proyecto con el Gobierno, el kirchnerismo insistió en que se sancione el texto salido de la Cámara Baja.
En el primer caso, Massa fijó cuatro condiciones: no alterar el mínimo no imponible, no eliminar las horas extra de las nuevas deducciones, no moderar los topes de facturación para los monotributistas, y mantener el piso de $60.000 brutos para los jubilados.
Hasta el momento solo se aprobó por decreto la exención del pago del impuesto al medio aguinaldo de diciembre.
La oposición del Senado emplazó al Gobierno para que antes del próximo miércoles presente una propuesta de modificación del impuesto a las ganancias que conforme a la CGT y que tenga el consenso político suficiente para que pueda ser sancionada por la Cámara de Diputados antes de fin de año.
Sin duda que a partir de mañana el proyecto sobre el impuesto a las ganancias correrá con tiempo de descuento, teniendo en cuenta la proximidad de las fiestas.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora