Más de diez mil puestos de trabajo de la industria informática podrían perderse, si prospera la intención del Gobierno de reducir drásticamente los aranceles de importación de computadoras, advirtieron hoy empresarios del sector. La intención oficial es que a partir de marzo de 2017, los aranceles para la importación de computadoras, notebooks y tablets -productos informáticos terminados de todo tipo- pasen del actual 35% a 0. Para el Poder Ejecutivo, la baja de aranceles puede lograr una reducción del 50% de los precios de venta al público. "Eso es técnicamente imposible. La incidencia del costo industrial argentino incide solo en el 4% del precio de producto al consumidor final", alertó el presidente de la Comisión de Electrónica de la Cámara de Industrias Electrónicas, Electromecánicas y Luminotécnicas (CADIEEL) Guillermo Freund. En diálogo con la agencia NA, el dirigente expresó la "enorme preocupación de empresas y gremios (la Unión Obrera Metalúrgica) frente a la intención del Gobierno de bajar aranceles a la importación". "Esta noticia se conoce cuando todavía no fue convocada una mesa de trabajo que nos había sido prometida en agosto pasado por el ministro de Producción, Francisco Cabrera, para discutir la situación del sector", se quejó Freund. A su criterio, "se trata de una decisión unilateral del Poder Ejecutivo.
Baja gradual
Y por eso, decidimos recurrir a la opinión pública en busca de un espacio que de impulso a la puesta en marcha efectiva de esa mesa que prometió el ministro". "Nosotros entendemos que a través del diálogo podemos encontrar una solución para nuestra industria, cuyo principal producto es la informática", enfatizó. Los industriales locales quieren negociar una baja gradual de los aranceles de importación, llevándolos al nivel del 16% que rige para el Mercosur, "mientras se encuentran mecanismos que contribuyan a la baja de precios al público sin destruir trabajo argentino", puntualizó Freund. "Están queriendo destruir a una industria que abarca a un conjunto importante de recursos humanos altamente capacitados", advirtió el dirigente. Por su parte, el presidente de la Comisión de Informática de la Cámara Argentina de Máquinas de Oficinas Comerciales (CAMOCA) Luis Szychowski, dijo a NA que "los funcionarios no conocen al sector, ni pueden ver lo que es bueno para el país". "Bajar los aranceles es poner en riesgo a las empresas. Y lo que necesita el país es cuidar los puestos de trabajo. Esa es la clave", resaltó. Empresarios y sindicalistas mantuvieron este miércoles una reunión con diputados de la Comisión de Industria de la Cámara baja para discutir esta situación. En este marco, una solicitada publicada también este miércoles en matutinos porteños, cámaras empresarias del sector alertaron que la brusca baja de aranceles provocaría el despido de personal "ocupado en grandes fábricas y más de 4.500 pymes, armadores de PCs que verán en riesgo la continuidad de sus explotaciones por la baja de competitividad ante el crecimiento de los importados". Además, estimaron que el costo fiscal que tendría una decisión de este tipo será de 850 millones de pesos anuales, en concepto de percepción directa de aranceles aduaneros.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Gilgamesh Enkidu
Gilgamesh Enkidu · Hace 18 días

vamos caminando lentamente para ser muy pronto un pais Bananero sin Industrias de ningun tipo como siempre digo vayan a meter cualquier producto en Yanquilandia por Ej. van a ver que ellos primero protegen sus Industrias y nada mas por eso estan donde estan (lo del capitalismo y libre comercio solo se aplica a paises subdesarrollados).

contrera X
contrera X · Hace 18 días

Cuantos millones ganaron durante estos años, abusandose de las necesidades de la gente?. Ahora, a comerla. LADRONES

oscar  fabian
oscar fabian · Hace 18 días

Que se pierdan 10000 o 20000 , no nos importa y no caguen a millones con precios de robo con componentes de segunda selección o sea arman con descartes de la industria coreana o china eso no es industria es ensamblado y mal ensamblado con porquerias .


Se está leyendo ahora