En agosto de 2012, la conducción camporista de la aeronavegación, manejada por el presidente de Aerolíneas Argentinas, Mariano Recalde , y el grupo Aeropuertos Argentina 2000 capitularon. Los empresarios entregaron un edificio ubicado en el Aeroparque en el que pensaban construir la sede corporativa, un hotel y oficinas para alquilar. Los jóvenes militantes enterraron su idea de terminar con la concesión del grupo Eurnekian, al menos, en Aeroparque y se quedaron con el proyecto de mudanza de las oficinas de la empresa aérea a la terminal de Costanera.
A mediados de 2015, el sueño de la casa nueva se concretó. En medio de números rojo bermellón en las cuentas de la compañía, Recalde y los suyos se mudaron a una de las oficinas más lujosas de la ciudad. Los 15.700 metros cuadrados en los que ahora funciona la empresa reemplazaron a seis lujosos pisos que quedaron deshabitados frente al Luna Park, más precisamente en la torre Bouchard -un edificio que se caracteriza por terminar en prisma- y que son propiedad de la empresa.
Hay que subir seis pisos en auto por el estacionamiento Sur para llegar a la cochera de los ejecutivos, tomar un ascensor para volver al piso dos, pasar por recepción y volver al piso 6 por los ascensores internos para llegar al despacho de 300 metros cuadrados en el que Mariano Recalde pasó los últimos meses. El bunker más exclusivo que dispuso La Cámpora se caracteriza por una cosa: el lujo.
Recalde disponía, además de su escritorio, de un ampuloso living que da a la pista del Aeroparque. Luego, anexas, hay dos salas de reuniones con parte de los mejores muebles de oficina que se consiguen en el mercado. Una tiene una mesa rectangular, la otra una cuadrada. Desde el pasillo que las une se puede salir hacia el baño, obviamente con ducha, al que se anexa, además un vestidor.
Hay un televisor de no menos de 40 pulgadas y a su lado, otra pantalla similar pero táctil en la que se proyectan páginas de Internet. En ese despacho está colocada una de las terminales de telepresencia, un sistema para comunicarse entre dos puntos remotos de altísimo costo. Hay 10 estaciones similares ubicadas en diferentes despachos del edificio, una rareza en el mundo corporativo ya que se utilizan generalmente para comunicarse entre oficinas con kilómetros de distancia. En los cuatro pisos del edificio ubicado en la T4 del Aeropuerto se reparten 100 televisores que no tienen trasmisiones internas sino programas de televisión. Todo este equipamiento ronda los tres millones de pesos.
Además de los seis autos y los tres choferes que servían a la Presidencia, un número desproporcionado de mozos y secretarias dan vueltas por las gerencias. Dicen que la cantidad no tiene relación con el caudal de trabajo normal de una oficina.
La construcción del edificio quedó en medio de una negociación entre La Cámpora y Aeropuertos Argentina 2000. En agosto de 2012, se firmó el acuerdo. Aerolíneas adelantó a la concesionaria 600 millones de pesos. Si bien gran parte era para la construcción de las oficinas, también se incluyeron otras obras en Ezeiza y un monto para publicidad en las terminales. Aeropuertos devolvería ese monto con prestaciones y tasas a cobrar. El paquete pasó al Organismo Regulador del Sistema Nacional de Aeropuertos (Orsna) y se aprobó.
El grupo Eurnekian se comprometió a entregar la estructura del edificio. Plantas libres y paredes de cristal. Todo el interior corría por cuenta de Aerolíneas Argentinas.
El proceso de obra no estuvo exento de algún que otro chispazo. Por ejemplo, alguna vez hubo pedidos formales. Los líderes de La Cámpora pidieron pisos de roble y algunas mejoras en los baños. Los constructores no les hicieron caso y se ajustaron al proyecto original. El Orsna, con los impuestos y tasas que percibe, también aportó lo suyo. El sistema de emergencias y la instalación anti incendios del edificio corporativo de Aerolíneas, la solventó el organismo de control.
Pero no todo fue color de rosas. Recalde no pudo coronar su obra. Por una de las tres salas que tiene el ala presidencial se sale a una terraza. Los pedidos a los constructores para acondicionar el privilegiado lugar con vista a la pista, al río y al sector presidencial de Aeroparque fueron varios. Alguna vez se pidió un deck y aún circulan por ahí unos proyectos para la construcción de un quincho, una parrilla y un jacuzzi en ese sector. No hubo caso, ninguno avanzó.
A mediados del año pasado se inició la mudanza. El despacho de Recalde se convirtió en un lugar turístico del sector que todos querían conocer. Ni siquiera Rafael Bielsa pudo entrar, pese a ser un hombre que se sentó en el sillón más importante de Aeropuertos Argentina 2000 para satisfacer los deseos de su antigua jefa Cristina Kirchner. Ahora queda poco tiempo. Isela Costantini mandó a revisar el sector para darle otra funcionalidad. Más acorde a una empresa que pierde centenares de millones de dólares y que se da el lujo de tener dos edificios corporativos. Y uno de ellos, en Puerto Madero, sin utilizar.
Fuente: La Nación

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Demian valent  angolers
Demian valent angolers · Hace 9 meses

PREGUNTONTONTAAAAAA: ¿¿¿¿¿¿¿¿¿ PORQUÉÉÉÉ EL PUEBLO ARGENTINOOOOO, NÓ LOS LLEVA A TODOS ÉSTOS (((((((((( LADRONESSSSS Y KORRUPTOSSSS ))))))))))), DESFILANDO POR LAS CALLES DEL PAIS, DERECHITO A LAS !!! CÁRCELES PENITENCIARIAS ¡¡¡¡¡¡ Y LOS KÁGAN BIEN A ((PATADAS EN EL KÚLO)) ANTES DE HACERLOS INGRESAR LA PUTA MADRE CHEEEEE¡¡¡

Álvaro Figueroa
Álvaro Figueroa · Hace 9 meses

Típico de piojos resucitados. Además de en los bolsillos, en algún lado están los millones y millones de dólares, del pasivo de una empresa que antes de la rapiña, supo ser orgullo para el País.


Se está leyendo ahora