Al igual que en otros departamentos de la provincia, Anta no es la excepción en cuanto a la epidemia de dengue que ya se cobró siete vidas en Orán.
En esta región del sureste de Salta hay 48 casos confirmados de dengue, ninguno grave, según revela la estadística presentada por el director local de Epidemiología, el licenciado en Enfermería Julio Usandivaras.
El profesional confirmó, además, que solo en el Oscar H. Costas, hospital cabecera del departamento Anta, se tomaron unas 250 muestras de sangre en lo que va del año, de las cuales vinieron los 48 confirmados, unos 75 negativos y el resto aún espera respuestas.
Sobre el particular, el gerente general del centro sanitario, doctor Daniel Asencio, informó que nunca el nosocomio a su cargo se vio desbordado, "tanto es así que tenemos cuartos, que no están siendo usados, especialmente preparados para contener a pacientes cuya patología amerite internación".
"Sí es verdad que hubo picos de casos cuando empezó la época de lluvias, porque hasta fines del año pasado no había gran incidencia. En febrero tuvimos un primer aluvión y otro en marzo. Pero nunca tan catastróficos como para desbordar nuestra capacidad de atención", agregó. Y remarcó que "estos días, que comenzó a bajar la temperatura -la nota se hizo el viernes- comenzaron a bajar las consultas por cuadros febriles".
Lo mismo que en otros lugares de la provincia, los profesionales de la salud reconocieron que la falta de toma de conciencia de la población resulta determinante en la proliferación de la enfermedad.
"Se hicieron campañas de desmalezado en forma conjunta con la Municipalidad, de descacharrado y de fumigaciones, externas como internas, pero hay muchos vecinos que no limpian sus terrenos, no tapan sus letrinas, o no tienen cuidado de no tener depósitos de agua a cielo abierto", dijo el doctor Asencio.
Cabe reconocer que además de un problema cultural hay otro de pobreza estructural, dado que hay varios barrios que nacieron como asentamientos y siguen sin agua corriente ni servicios sanitarios luego de más de una década, en especial los ubicados del otro lado de las vías, donde se asentaron cientos de vecinos que fueron despojados de sus puestos en Salta Forestal y otras tierras fiscales.

Sin certezas y polémica

El médico Gerardo Orellana, exintendente de Joaquín V. González, es actualmente supervisor Salud de la recientemente creada zona sureste de la provincia. Ante la consulta periodística, afirmó que "estoy seguro de que los casos son cientos. Nadie sabe a ciencia cierta cuántos, porque entre el hospital, las dos clínicas privadas y el policonsultorio que hay en la ciudad se atendieron decenas de casos febriles por día en estos últimos meses".
Orellana lanzó además una polémica al afirmar que "las campañas de fumigación y descacharrado que se hicieron fueron insuficientes" y agregar que "se sigue insistiendo en fumigar con un producto que se llama spinosad y para mí lo más efectivo es usar un piretroide".
En cuanto al panorama de la salud en general en su área, el médico informó que "lo más preocupante, junto con el dengue, son las carencias en cuando a las guardias del programa Materno-Infantil". Y explicó que el hospital de Joaquín V. González es unos de los diez CONE que hay en la provincia, lo que implica ser una "maternidad segura" y poseer equipamiento de alta complejidad para atender la vasta zona sureste de Salta. "Pero a veces nos faltan médicos, otras veces nos faltan anestesistas en la maternidad y a las señoras a punto de dar a luz no se las puede programar para que tengan a sus niños de día y con cielo despejado", graficó.

Preocupación en los colegios

Las versiones acerca de que había numerosos casos de dengue en los colegios secundarios de la ciudad cabecera del departamento Anta hizo que El Tribuno consultara con los dos directores de esos establecimientos.
El profesor Jorge Pacheco, director de la Escuela Técnica "Tomas Edison", confirmó a este medio que en el establecimiento a su cargo hay "no menos de diez chicos que sufrieron dengue y algunos otros casos sospechosos, y en este mismo momento -por el viernes- tengo un docente y un personal administrativo internados en una clínica privada con dengue".
Lo mismo respondió el profesor Julio Cuéllar director del colegio secundario 5035 de Joaquín V. González.
"Acá tuvimos no menos de 15 casos de chicos con dengue, a los que nunca les confirmaron la enfermedad, a pesar de haber ido nosotros mismos a buscar los resultados de los análisis que les hicieron y que nunca nos fueron facilitados. Desde el hospital solo se limitaron a darles a los alumnos certificados de salud para que justifiquen las faltas", declaró Cuéllar.
Y agregó que también "hubo dos docentes enfermos, que por suerte evolucionaron bien".
Lo grave es que al ser personas obligadas a estar en contacto con sus pares o alumnos, el mal sigue circulando porque la cura total ocurre luego de más de un mes, aunque el virus permanece en la sangre.

Todo indica que mutó el mosquito

Los profesionales de la salud observaron que ahora el mosquito Aedes aegipty se reproduce también en aguas estancadas y contaminadas, como líquidos cloacales, lo que de comprobarse tiraría por tierra la teoría de que sólo se cría en aguas limpias. Por eso ahora se insiste con sellar las letrinas, lo que conllevará un ímprobo trabajo sanitario.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia