*

Agravan la pena de Estrada Tejerina a 13 años de prisión por abuso sexual agravado
Hace poco menos de un año, el 9 de junio de 2015, los jueces de la Sala V del Tribunal de Juicio condenaron al exprofesor de religión del colegio Belgrano, Juan Carlos Estrada Tejerina, a 10 años de prisión efectiva por ser responsable del delito de abuso sexual gravemente ultrajante calificado por su rol de docente (dos hechos). Los jueces de la Sala II de Impugnación revocaron el fallo y la absolución dictada a favor del exdocente y agravaron su pena con 13 años de prisión efectiva.
Técnicamente, Estrada Tejerina es considerado culpable de los delitos de abuso sexual gravemente ultrajante agravado por ser cometido por el encargado de la educación (un hecho), y abuso sexual simple agravado por ser cometido por el encargado de la educación (un hecho), en concurso real con abuso sexual gravemente ultrajante calificado por ser cometido por el encargado de la educación (dos hechos) en concurso real. Además, rechazaron la casación interpuesta por la defensa del condenado contra la sentencia.
Los jueces de la Sala II de Impugnación decidieron revocar la absolución, la condena original fue por dos hechos de abuso sexual, sin embargo se ensanchó la pena condenando al exprofesor del Belgrano por los cuatro hechos. Al momento de analizar la causa, los jueces del Tribunal de Impugnación tuvieron en cuenta las pericias psicológicas y testimoniales.
En relación con la casación que planteó el Ministerio Público Fiscal, los jueces del Tribunal de Impugnación tuvieron como cierta la participación del docente en los hechos denunciados por los otros dos menores damnificados, gracias a los testimonios de los padres, de los peritos psicólogos, de la niñera de uno de ellos y de otros menores, a quienes se les tomó declaración por el circuito cerrado de televisión (CCTV).

Denuncia y allanamiento

Estrada Tejerina comenzó a trabajar en marzo de 2014 en el colegio Belgrano como profesor de religión. El cinco de septiembre los padres de tres alumnos solicitaron una reunión con el canónigo del establecimiento, Mariano Adolfo Rojas, representante legal de la institución, para plantearle su enorme preocupación ante la posibilidad de que sus hijos hubieran sufrido abuso sexual. Luego hicieron la denuncia. Cuatro días después el docente fue detenido durante un allanamiento policial en el barrio San Isidro, en la zona oeste de la capital salteña. De su domicilio se secuestró material informático.
El caso generó y sigue generando una gran conmoción en la comunidad educativa de la institución y en la sociedad salteña.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...