Las aspiraciones para ocupar la dirección de la sede regional de la UNSa caldearon los ánimos en la casa de altos estudios tartagalense, que irá a las urnas el viernes próximo como ocurrirá en la casa central de la capital y en el resto de las sedes que funcionan en la provincia.
Tanto subió la temperatura que derivó en una pelea entre dos candidatos que, lamentablemente, pasó los límites de lo verbal y llegó a la agresión física.
El viernes pasado, el candidato a director por una de las dos listas y un integrante de la oposición se trenzaron a golpes, por lo que el primero formalizó una denuncia policial. Una hora más tarde el segundo hizo lo propio, pero lo cierto es que para la comunidad educativa académica todo fue un bochorno.

Las denuncias
El primero en denunciar fue el geólogo y docente Alfredo Rodríguez, quien en su exposición en la comisaría 42 manifestó que cuando se encontraba en la calle Cornejo casi España, en pleno centro de la ciudad, fue increpado por un integrante de la lista adversaria, Ricardo Cuéllar, periodista y graduado universitario. "Cuando me vio me insultó con términos irreproducibles, me amenazó a mí y a mi familia advirtiéndome que ya iba a ver lo que me iba a suceder. A través de su programa radial dijo que yo robé dinero de la sede, sumado a una serie de acusaciones sin ningún tipo de fundamentos", contó Rodríguez, candidato a director por la lista Unidos por la sede Tartagal.
Otro de los miembros de la misma lista, el geólogo Walter Ovejero, manifestó que "la situación que vivió mi colega no se justifica bajo ningún punto de vista. Rodríguez es un hombre de 68 años, hipertenso, por lo que después de ese incidente lo llevamos al hospital. El médico lo revisó y constató los golpes y las escoriaciones en el brazo derecho que le propinó el agresor. Después de permanecer en el hospital, entre los amigos lo llevamos a su casa para que repose. Es un profesional honesto y civilizado, que no está acostumbrado a dirimir sus diferencias a los golpes ni con insultos y la situación que vivió en plena vía pública lo puso muy mal", graficó Ovejero.
La otra parte
La versión de Ricardo Cuéllar no se hizo esperar y aseguró: "El agredido fui yo. Estaba en el auto de una abogada amiga y Rodríguez me increpó e insultó. Por eso yo también hice la denuncia. En la comisaría me pidieron que vaya al hospital y que traiga un certificado médico. Además de denunciarlo en la Justicia voy a presentar otra denuncia en el Inadi por ofensas", manifestó Cuéllar, representante de los graduados en la lista que lidera la profesora de Matemática, Graciela Andreani, quien busca su reelección por la lista Participación y Compromiso.

Intiman a la Directora

Las diferencias entre los miembros y simpatizantes de las dos listas, que el próximo 15 se enfrentarán en la elección para director de la Sede Tartagal de la UNSa, no terminó en el episodio que enfrentó a Rodríguez con Cuéllar.
El docente de la carrera de Ingeniería en perforación, Walter Ovejero, contó que "la semana pasada le envié una carta documento a la actual directora, Graciela Andreani, para que ratifique o rectifique sus dichos, ya que manifestó que yo había quemado los carteles de la lista que ella encabeza. No conforme con esta mentira, afirmó que hice trampa para conseguir tres cátedras. Todos sabemos lo rigurosos que son los concursos y los protocolos en la UNSa y no puede hacer estas afirmaciones buscando desacreditarme. No soy candidato a ocupar ningún cargo y eso es lo que sorprende. Caer en este tipo de actitudes es lamentable, más aún en una sede académica".
La docente Liliana Lizondo, de la lista Unidos por la Sede Tartagal, en un comunicado repudió "todo acto de violencia en cualquier ámbito, pero igualmente denostamos en esta situación puntual no solo las agresiones verbales y físicas sino también el uso mediático y en redes sociales que de estos episodios han buscado sacar rédito electoral, al igual que las versiones interesadas y parcializadas de estos episodios", expresó.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora