El agua micelar es el cosmético del momento y un recurso indispensable en todo set de belleza y maquillaje. A la hora de limpiar o desmaquillar la piel, las mujeres han usado de todo: desde leche limpiadora hasta geles o espumas pero, ¿se conseguía eliminar realmente todo tipo de suciedad con estos productos? No del todo y, además, a ello había que sumarle esas texturas que, en ocasiones, no eran tan cómodas como se esperaba.
El agua micelar limpia, refresca, tonifica e hidrata. Este cosmético dispone de componentes naturales que consiguen no solo eliminar toda la suciedad de la piel, sino que, además, cuidan e hidratan el rostro. Al utilizarla de forma cotidiana, se consiguen grandes resultados, y de ahí que se haya convertido en un recurso indispensable para muchas mujeres.
Lo más cómodo del agua micelar es que no es cremosa ni aceitosa, como ocurre, por ejemplo, con la leche limpiadora. Al contrario, es refrescante y muy agradable. Para utilizarla, no se tiene más que poner un poco en un disco de algodón y dar pequeños toques sobre la piel, sin arrastrar.
Los expertos en belleza recomiendan usar agua micelar por las mañanas, apenas levantarse. De ese modo, se elimina el exceso de sebo que se suele crear por las noches y se prepara la piel para el maquillaje. También se la puede llevar en la cartera para refrescarse en cualquier momento del día como, por ejemplo, después de salir del gimnasio o cuando acaba el trabajo y se quiere sentir la piel un poco más fresca y relajada. También es ideal para retirar el maquillaje antes de ir a dormir.

Hecha en casa

Para elaborar 100 ml de agua micelar se necesitan 90 ml de agua de rosas. Se la puede encontrar ya preparada en numerosas tiendas naturales o perfumerías especializadas. Si además se sabe elaborarla, mucho mejor; pero si no, es lo mismo porque es fácil de encontrar y no es especialmente cara.
También se precisan 3 ml de aceite de ricino sulfatado. Este es fácil de encontrar en cualquier negocio especializado en productos naturales. Debe ser "sulfatado" porque, así, conseguimos potenciar las bondades de nuestra agua micelar gracias a sus propiedades tensioactivas e hidrosolubles. Es muy efectivo y cómodo de aplicar en el rostro, ideal también para retirar el maquillaje más rebelde como el rímel resistente al agua.
Luego vitamina E. Esta sustancia ayuda a combatir el envejecimiento, ya que nutre y repara la piel, el cabello y las uñas. De ahí, que valga la pena comprarla en la farmacia. Generalmente viene presentada en cápsulas y por ello se tendrán suficientes para muchos tipos de aplicaciones. En este caso, solo necesitamos 20 gotitas.
Por último, son necesarios 5 ml de aceite esencial de rosa mosqueta. El aceite de rosa mosqueta repara, trata, hidrata y tonifica. Vale la pena tenerlo siempre en casa. No es especialmente caro y, como el resto de los ingredientes, también nos puede servir para muchos remedios. Para este, solo emplearemos 5 ml.

La preparación

Pondremos nuestra agua micelar en un frasco de 150 ml vacío. Es un tamaño muy práctico que también nos puede servir para llevar en la cartera.
Solo hay que mezclar todos los ingredientes en el frasco elegido y removerlo. Por acción del aceite de ricino sulfatado todos los componentes van a quedar unificados. Una vez que se unan notaremos que la mezcla adquiere un tono amarillento. Es normal que tenga ese aspecto y se debe precisamente a este último componente. Verás también que tiene un olor muy agradable. El agua micelar se convertirá, poco a poco, en ese recurso imprescindible en tu ritual de belleza.

Cómo utilizarla

Agitá bien el frasco antes de dejar caer unas gotas en un algodoncito.
Tenés que aplicarlo antes de maquillarte y también para retirar la pintura, a última hora del día. Es muy bueno para eliminar el rímel de los ojos e incluso el lápiz de labios. En un abrir y cerrar de ojos, quedarás limpia de todo residuo. Podés usarlo en cualquier momento del día en que sientas tu rostro cansado o sobrecargado por la fatiga o el calor. Si a la botellita de plástico le añadís un vaporizador, verás cómo te refresca.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora