Un verdadero calvario. "Anoche, todos los vecinos sacamos las camas al patio o a las veredas, porque a eso de las 3 de la mañana corre un airecito y así podemos dormir", dijo María Rosa, una vecina de La Unión que informó que están desesperados por los cortes recurrentes de luz y, como consecuencia, de agua.
"Lo que pasa es que como la bomba es eléctrica, al quedarnos sin energía en seguida todo el pueblo se queda también sin agua", explicó.
Y agregó que los pueblos vecinos de Santa Rosa y hasta el mismo Rivadavia, cabecera del departamento, sufren lo mismo porque se abastecen de La Unión.
La mujer informó por otra parte que sabe que en Rivadavia hay unos equipos generadores que están en desuso y los vecinos no saben por qué.
Pero ante la realidad de tener que soportar más de 40 grados todos los días, María Rosa contó que ayer a las 11 de la mañana, varios lugareños de Rivadavia quisieron hacer justicia por mano propia y amenazaron con prender fuego a los generadores ociosos.
La mujer, madre de tres hijos pequeños, informó además que le llamó la atención que había luz por sectores en el pueblo, porque la parte norte no tenía servicio, la avenida y la plaza principal estaban a oscuras. "Pese a ello, el sector de la ruta estaba muy bien iluminado", señaló la vecina.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


martiniano Chilavert
martiniano Chilavert · Hace 10 meses

Las autoridades provinciales deben dar una urgente respuesta a la situación tan grave por la que están atravesando estas personas.


Se está leyendo ahora