El dictamen de mayoría de la Cámara de Diputados del proyecto de ley ómnibus exime del impuesto a las Ganancias a algunos trabajadores y jubilados.
El beneficio, que saldría dentro del paquete ómnibus, propone eximir del impuesto a las Ganancias a la primera cuota del aguinaldo, que se paga en junio, para todos los empleados y jubilados que no pagan Bienes Personales y los que tienen bienes gravados que no superan $800.000 en el año 2016.
Además, se pone como requisitos que no hayan ingresado al blanqueo de capitales, que se encuentren al día en sus impuestos y que no hayan presentado planes de pago aprobados por la AFIP durante dos años anteriores (2014 y 2015).
Las empresas tienen que pagar el aguinaldo a sus empleados; también la Anses debe abonar el SAC en los próximos pagos que hará en las jubilaciones y pensiones. Como la ley y su reglamentación probablemente salgan sobre la fecha, los agentes de retención tendrán que descontar el impuesto a todos los que superen las deducciones personales. Luego, cuando salga la ley, deberían realizar la devolución del importe retenido a los que califiquen dentro de la medida que apruebe el Congreso.
Prorrateo
La resolución general 2437, de la AFIP, que reglamenta el régimen de retención de la cuarta categoría establece que obligatoriamente el agente de retención que paga el sueldo o la jubilación (la empresa o la Anses) tiene que prorratear en siete meses el importe del aguinaldo para realizar el cálculo de la retención de Ganancias.
A pesar de que se abone en junio, no tiene que hacerse toda la deducción junta, sino prorratearse en 7 cuotas, hasta diciembre de 2016.
Así, el empleado obtiene un beneficio financiero porque el tributo se desparrama en los meses que restan hasta fin de año y no afecta íntegramente a este mes.
Sin embargo, muchas empresas hacen toda la retención en junio.
El aguinaldo se calcula aplicando el 50% del mejor sueldo devengado en el semestre, sin considerar los rubros no remunerativos.
Sin embargo, cuando el trabajador reciba la liquidación del sueldo de junio, con el agregado de la proporción para el semestre del salario anual complementario, verán que si su ingreso supera el mínimo no imponible de $18.880 de bolsillo ($22.651 bruto), para un soltero, y $25.900 para el casado o con grupo familiar a cargo ($30.000 bruto), el empleador le hará la retención que establece el régimen vigente.
Mientras que deberá esperar que la AFIP analice los casos de los asalariados que no tributaron el impuesto a los Bienes Personales y los que habiendo presentado sus declaraciones juradas entre abril y junio de 2016, con la base imponible aún vigente de $305.000, para exceptuarlos con el recálculo del mínimo gravable a partir de la nueva base de $800.000.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora