Campo Quijano envuelve al visitante por su belleza y su apacibilidad, pero también por su fe. Desde hace casi 20 años los jóvenes del pueblo celebran, con un gran despliegue escénico y de actores no profesionales el Vía Crucis viviente. Para la Navidad hacen lo propio con el ya tradicional Pesebre Coya.
Los chicos pertenecen en su mayoría a los grupos juveniles de la iglesia Santiago Apóstol. Trabajan durante todo el año para preparar la Semana Santa con este Vía Crucis, uno de los más grandes e imponentes del Valle de Lerma.
Tanto es reconocido ya, que cada año que pasa llegan más personas a presenciar la dolorosa Pasión de Cristo desde distintos puntos del Valle de Lerma y Salta capital.
De interés cultural provincial
La representación es declarada año tras año de interés cultural y social a nivel provincial.
Este año, denominado "Jesús resucita en los jóvenes", hoy domingo se desarrollará la 18ª edición del Vía Crucis. Será a las 21, en el excamping municipal, con un imponente marco natural, al pie del cerro. La entrada, como siempre, será libre y gratuita.
El vestuario de época permite viajar en el tiempo para disfrutar de una puesta en escena única bajo la luz de las estrellas. La puesta en escena cuenta con más de 150 personas trabajando desde sus diferentes puestos. Además de los jóvenes, colaboran con la realización numerosos vecinos y comerciantes de la zona.
Cambia un actor fundamental
Este año tendrá una novedad, con el cambio del actor que interpreta a Jesús y nuevos jóvenes que se suman a este proyecto.
El trabajo se organiza en cinco áreas: Escena y ensayo, Iluminación, Vestimenta, Utilería, Comunicación, Logística y Economía.
"Muchos de los chicos, incluso, realizan cursos y se capacitan según las áreas en las que les toca colaborar. Aprenden costura, instalación lumínica, pintura, armado de vasijas y comunicación, entre otras. Es una experiencia que los enriquece y empodera", dijeron desde el movimiento juvenil Palestra, entidad que fomenta y organiza el Vía Crucis viviente cada año en Quijano.
Navidad
Los vecinos del pueblo están, literalmente, enamorados del trabajo de los chicos, ya que han posicionado el nombre de Campo Quijano como destino para vivir de una manera diferente la Semana Santa y también la Navidad.
Es que los chicos no solo realizan el Vía Crucis Viviente para la Semana Santa. también organizan el Pesebre Coya.
El proyecto es dirigido por el movimiento juvenil Palestra, de Campo Quijano, que trabaja con los jóvenes del pueblo inculcándoles valores humanos y cristianos a través de distintas acciones, con el objetivo de que sean grandes protagonistas de la sociedad.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora