Alberto Arribas llegó a Salta para disertar en los talleres de Nutriacademia. En diálogo con El Tribuno, el especialista se refirió a los cuidados que se deben tener cuando se introduce a un niño en una dieta vegetariana y habló de cómo hacer para que acepten los alimentos históricamente rechazados.
¿Cuáles son los cuidados en la alimentación temprana?
Soy un convencido de que la educación alimentaria es la base para el cambio de conducta frente a la comida. Acercarse a las mamás con un mensaje preventivo es muy importante porque se pueden evitar enfermedades.
En comparación con otras provincias, ¿cómo está Salta en cuanto a las inquietudes nutricionales?
Estoy sorprendido con Salta porque hubo muchas preguntas. Y además se animaron a preguntar temas interesantes. El objetivo es también recordarles que se debe respetar la cultura alimentaria. Hay que volver a los alimentos autóctonos.
Está de moda la comida vegana. ¿Hasta que punto es aplicable dentro de los 1.000 días de vida del bebé?
La comida vegetariana y vegana tienen una gran diferencia. Creo que el ser vegano es una decisión de vida, porque tienen que ver muchas otras cosas que van más allá de la alimentación. Y ser vegetariano, incluye el consumo de leche, yoghurt, huevo, y con este grupo de alimentos podemos reemplazar la proteína de la carne. Además hay que reforzar el consumo de hierro con algunas verduras. El vegano es muy estricto en su dieta y puede aparecer una carencia nutricional.
Son decisiones de las que cada uno debe hacerse cargo, pero sin impactar en la salud del bebé, porque él no decide.
Cuándo los chicos rechazan un alimento como el hígado o el brócoli, ¿se puede esconderlo para que lo coman igual?
No, no es bueno esconder los alimentos. Se lo escondemos al niño y después, cuando son adolescentes, se sigue escondiendo la comida. Es importante que sepan qué comen y que, si a veces un alimento no les gusta, incorporemos otros que tengan los mismos valores. Lo ideal es que la alimentación sea variada. También tiene que ver con la técnica de cocción. Si al hígado los hago en milanesas es posible que sea más aceptable que en bife. Hay que buscar las diferentes formas de preparación.
Mezclar tampoco es recomendable...
Por lo menos no al principio, porque si no, no estoy descubriendo el verdadero sabor.
Cuando los niños rechazan un alimento, ¿hay que volver a ofrecérselo?
Dejo por un tiempo y después se los vuelvo a ofrecer. Hay que recordar que, para decir que un alimento no me gusta lo debo probar al menos 15 veces. Es natural que el bebé rechace algo nuevo porque es extraño. El cuerpo expulsa lo que no reconoce. La naturaleza es sabia. Ahora nosotros ya no respetamos los tiempos de cada fruta y verdura. Queremos tener tomate todo el año, naranja todo el año y estamos en contra de lo natural. Entonces aparecen los alimentos transgénicos. Hace 20 años comíamos naranjas en el invierno y, cuando no había comíamos otra fruta. Ahora tenemos todo, todo el año.

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Ruben Barraza
Ruben Barraza · Hace 4 meses

¿ y este chanta quien es ?


Se está leyendo ahora