La pelea de dos jóvenes amigos de Pichanal terminó con uno de ellos muerto por dos puñaladas en el pecho y el estómago. El crimen fue el epílogo de una ingesta de bebidas alcohólicas y una disputa por un lechón que los protagonistas habían faenado horas antes.
El sábado por la tarde un grupo de amigos se congregó en la cancha de fútbol del asentamiento Justo Juez para ingerir bebidas alcohólicas.
Se supo que minutos antes, dos de ellos habían faenado un cerdo para las fiestas de fin de año y, aparentemente, habían mantenido una disputa por quién se llevaba el trozo más grande del porcino. Uno se quedó con más carne que el otro.
En un momento determinado, Jesús Emanuel Castro, de 23 años, y Caín Cristóbal Flores, de 18, se trenzaron en lucha. Hubo insultos, golpes, hasta que Flores extrajo un arma blanca de entre sus prendas de vestir y le asestó dos estocadas a Castro. Una de ellas en el tórax y otra cerca del ombligo. Luego, el presunto homicida escapó.
El joven acuchillado fue hallado tirado, ensangrentado, entre la vereda y la entrada de su casa. Fue auxiliado por familiares que lo trasladaron hacia el hospital de Pichanal.
Según una hermana de Castro, él primero entró corriendo a buscar un palo de escoba, salió a la calle y volvió a entrar. "Caín me apuñaló", le dijo el muchacho.
Heridas mortales
"Las heridas que presentaba eran producto de una feroz pelea con alguien", manifestó una fuente ligada al caso.
Debido a la gravedad del cuadro -herida cortante en hemitórax izquierdo de tres centímetro y herida cortante umbilical de tres centímetros-, fue derivado en una ambulancia hacia el hospital San Vicente de Paúl de la ciudad de Orán.
Pero no hubo caso, el muchacho ingresó sin vida al centro asistencial, alrededor de las 21.30.
Personal de la comisaría 21 inició la búsqueda del atacante y se dirigió a su vivienda, en el barrio Salamanca, colindante con el asentamiento Justo Juez. Ambos son barrios periféricos y humildes del pueblo.
Minutos antes del homicidio, Castro y Flores habían faenado un lechón. Aparentemente la pelea fue por un pedazo del animal. Flores se habría quedado con la mejor porción lo que causó el malestar de su compañero de faena.
El padre del sospechoso estaba en la casa y dijo que minutos antes unos hombres habían ido a buscar a su hijo para agredirlo y luego se retiraron. El progenitor dejó pasar a los policías, quienes encontraron a Caín en una habitación. Fue detenido y los policías secuestraron el cuchillo.
El detenido prestó declaración indagatoria ayer, a las 11, en Orán. No trascendieron sus dichos.
El modo en que se inició la pelea entre la víctima y el victimario no está del todo claro. Según fuentes policiales, luego de la ingesta de bebidas en la cancha del asentamiento Justo Juez, cada uno de los asistentes se retiró a su hogar sin ningún problema, pero cuando Jesús Castro estaba en su casa, en el pasaje Doctor González, habría visto pasar por la calle a Caín Flores y salió con intenciones de pelear. "Castro incitó a pelear a quien lo terminó matando. Flores no le respondía, corrió una cuadra, Castro lo alcanzó y ahí empezó la pelea", dijeron fuentes policiales.
El caso, caratulado como homicidio, está en manos de la Brigada de Investigaciones de Orán y la Fiscalía Penal de turno.
Violencia
Vecinos del asentamiento Justo Juez aseguraron que los fines de semana suelen haber problemas por grupos de jóvenes que se reúnen a consumir bebidas alcohólicas en la cancha y esquinas.
"Empiezan a tomar y se terminan desconociendo, insultando, peleando y después vienen las desgracias como esta", se lamentó una vecina.
"Quieren pelear en plena calle con cualquiera. El alcohol hace estragos", añadió otra residente de la zona.

Hubo otro caso hace un año
Hace un año, un vecino del barrio Justo Juez también fue asesinado de una forma similar. Todo comenzó con los festejos navideños.
Un grupo de hombres, varios de los cuales eran familiares, se habían reunido a consumir bebidas alcohólicas y la reunión se extendió hasta las 10 del otro día, sobre la calle Independencia. Era el 25 de diciembre.
En determinado momento y por causas que se trataron de establecer, comenzaron a llover insultos entre miembros del grupo y una familia de una vivienda cercana.
Luego de las agresiones verbales se produjo un violento enfrentamiento que incluyó con golpes de puños y puntapiés.
La gresca llegó a tal punto que un joven tomó un hacha y agredió a un hombre y a su hermano de 21 años. Ambos debieron ser trasladados al hospital local, donde Alfredo Illesca (34) ingresó sin vida a las 10.30. El deceso se produjo por las gravísimas heridas que sufrió en distintas partes del cuerpo.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


juan carlos m salva
juan carlos m salva · Hace 11 meses

la ignorancia a su maximo explendor


Se está leyendo ahora