Alejandro Vaccaro es el presidente de la SADE (Sociedad Argentina de Escritores) una institución forjada con la visión de escritores del nivel de Jorge Luis Borges, Horacio Quiroga, Leopoldo Lugones y otros, con el propósito de constituir un organismo que agrupara y protegiera los derechos de los escritores. Hoy el desafío es más amplio: inaugurar una universidad de literatura, un museo y ampliar el ámbito de participación. Vaccaro, también biógrafo de Borges, pasó fugazmente por Salta después de disertar en Tucumán. "Me invitó la Municipalidad, pero luego me dijeron si podía hablar en la peatonal. Por supuesto acepté, pero tuve que cambiar el tema elegido, aunque igual fue muy bueno. Una novedosa experiencia", dijo. Antes de reunirse con un grupo de salteños, ansiosos de revitalizar la SADE, a través de una filial, dialogó con El Tribuno.
¿Cual es la función de la SADE?
La SADE es una organización con principios netamente federales. Tenemos filiales en todo el país, con representantes en todas las provincias y allí reside la fuerza de nuestra institución. Yo tengo contacto con nuestros representantes de las filiales y a partir de allí una referencia exacta de lo que sucede con la literatura en el interior del país. Nosotros no juzgamos estéticamente a los escritores, por supuesto que en nuestra organización hay quienes escriben mejor que otros, pero si hay una literatura testimonial, no como profesionales de la escritura, sino personas que se dedican por cuestiones de talentos, motivaciones personales, destacando que en su gran mayoría son poetas. Claro que los testimonios no son los mismo. No es igual el que escribe en Salta, Santa Cruz o Mendoza.
¿Sus visitas lo llevan a conocer lo que pasa con la cultura del país?
Somos un país afortunado debido a que la gran corriente migratoria europea de principio del siglo pasado, sin dudas, vino con una impronta cultural, incluso en los acontecimientos. Le debemos mucho a Francisco Franco, porque la dictadura de Franco hizo que muchos escritores españoles vinieran a la Argentina, fundaron editoriales, escribieron, trabajaron y ayudaron a escribir la historia. Estamos hablando de escritores, poetas y artistas plásticos, que debido a la extensión de nuestro país se diseminaron por todos lados. Sin dudas que, en Latinoamérica, Argentina es el país que mejor entendió.
¿Esa situación ayudó a formarnos culturalmente?
Yo creo que el país tiene una vanguardia cultural casi europea. Pensemos que en la Argentina hay más de 450 editoriales, más de 2.000 librerías. Es uno de los países que tiene más librerías per capita del mundo. Y bueno eso lo debemos a la gran corriente migratoria que vino de Europa y dejó ese signo que tiene el Viejo Mundo en materia de cultura.
¿Usted también forma parte de la fundación del libro?
Soy vicepresidente. Es una creación inteligente y los hombres que la fundaron tuvieron la particular visión de incorporar a todos los actores del libro. Es decir, escritores, editores, autores, libreros, estamos todos adentro y se ha construido un ámbito de participación muy importante. A partir de la primera feria evolucionó de una manera significativa. Todos los años la visitan más de un millón de personas, este año tuvo la presencia de dos premios Nobel y más de 150 escritores internacionales, todos de mucho prestigio. En definitiva, la feria tiene una mística especial, una especie de canto a la pluralidad.
¿Cómo ve la situación de la actividad que representa?
Estamos preocupados por la caída sistemática de las ventas. En porcentajes interanuales diría que un 15%, esperando ahora que el Gobierno anuncie algunas medidas de políticas públicas que contemple la venta de libros.
¿Existe mucha participación del interior en la feria?
Es muy importante, porque debido a su repercusión todos quieren estar en la feria. Y bueno, hay más de 400 stands y a mí me parece algo maravilloso.
¿Es un estudioso de Jorge Luis Borges?
Hace 40 años que ando por ese sendero. A algunos le gusta más el narrador, el poeta, el ensayista. Lo que puedo decir, si pudiera hacer una síntesis, que no es sencillo, es que Borges tiene una obra muy seria, muy compacta. A veces todos los libros de Borges representan un solo libro, o capítulos de su gran obra, que es muy completa. Borges es el referente argentino de mayor prestigio internacional, de todas las épocas y todas las disciplinas artísticas. Si bien en el mundo todos nos conocen más por Messi, Maradona y ahora por el papa Francisco, inmediatamente debajo de ese escalón que da la fama, la cosa mediática, sin dudas está Borges.
¿El mundo así lo reconoce?
Yo he dado charlas en la Biblioteca de Alejandría, en Egipto; en la Universidad de Sydney, Australia. Hace dos años hicimos una muestra en la provincia de Shanghai, en China, en el Tibet, en Japón, Corea y en los lugares más remotos y todo esto por Borges. El prestigio de Borges hace que nosotros salgamos al mundo y podamos hablar de su obra.
¿Merecía el premio Nobel?
Sí... no tengo dudas, el premio Nobel no se lo dieron por razones extraliterarias. El tenía una posición política que a muchos no les gustaba. Además tenía un enfrentamiento personal con el secretario de la academia sueca, que dijo: "Mientras yo esté acá el jamás va a recibir el premio Nobel". Y cumplió.
¿Como se llamaba ese hombre?
Era el poeta sueco Artur Lundkvist. Este hombre era el secretario de la academia sueca y era el especialista en lengua castellana. El tenía mucho peso. Un día publicó y Borges se rio de sus poemas, algo que era normal en Borges. Además, hizo unos comentarios y este hombre dijo: "Mientras yo esté en la academia Borges nunca va a recibir el Nobel". Pero se desprestigia el premio. Borges logró todo los premios posibles. El más importante de nuestra lengua, que es el Cervantes, fue honoris causa de las principales universidades del mundo: Cambrigde, Harvard, universidades que no le regalan nada a nadie. Se la pasó viajando y de reconocimiento en reconocimiento porque el país que visitaba lo distinguía.
¿Sigue trabajando en el proyecto de la universidad?
La SADE tiene dos propiedades importantes en Buenos Aires. Un edificio de cinco pisos en la Recoleta y después tenemos una casa antigua en el barrio de San Telmo, una propiedad que tiene más de 200 años. Es una casa colonial que está muy linda, destacando que al lado tenemos una playa de estacionamiento. Allí proyectamos construir la universidad de la SADE. Una universidad de letras con fuerte acento en la literatura argentina. Está avanzado. Tenemos el proyecto edilicio y el proyecto académico, que es lo más importante. Por el momento estamos detrás de los recursos; también importante.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Fortinero Sur
Fortinero Sur · Hace 1 mes

Borges decía, que los peronistas son gente que se hace pasar por peronista para sacar ventaja, ejemplos hay de sobra.

delfin llanos
delfin llanos · Hace 1 mes

Este Sr. deberia dejar en claro cual era la posicion politica de Borges, un Sr. burgues, antidemocratico, golpista, que fue a visitar a Pinochet y felicitarlo por el golpe, pero jamas hablo de los miles muertos que hubo en Chile y en otros paises sudamericanos. O sea un lame botas.

Se está leyendo ahora