El Parlamento alemán aprobó una resolución que califica de "genocidio" la masacre perpetrada por el imperio otomano contra los armenios hace 101 años, lo que tensó la ya difícil relación con Ankara (Turquía), que acusó a los germanos de "islamofobia" y "turcofobia".
Todos los diputados alemanes, con excepción de un voto en contra y una abstención, apoyaron la resolución consensuada entre el opositor Los Verdes y las tres fuerzas que forman el Gobierno: la Unión Cristianodemócrata (CDU) de Angela Merkel, su versión bávara (CSU) y los socialdemócratas (SPD).
"Nuestra intención no es sentar a Turquía en el banquillo de los acusados, sino decir que una reconciliación solo es posible si se llama a los hechos por su nombre", explicó antes de la votación el jefe parlamentario de la CDU, Volker Kauder.
La reacción de Ankara no se hizo esperar: apenas conocida la votación, el presidente turco -Recep Tayyip Erdogan- anunció que el embajador turco en Berlín, Husein Avni Karslioglu, fue llamado a consultas y dijo que la decisión germana "afectará seriamente a las relaciones" entre ambos países y que en cuanto regrese a su país "vamos a debatir qué otros pasos tomar". El ministerio turco de Relaciones Exteriores, por su parte, dijo que la decisión habla de un "ejemplo de ignorancia y falta de respeto por el derecho".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora