Desde hace tres días, personal del Programa Nacional de Control de Vectores realiza fumigaciones en el barrio San José, donde en una vivienda de la calle Calderón de la Barca sus ocupantes detectaron la presencia de vinchucas. Se trata del insecto portador del Chagas, una enfermedad tropical causada por un parásito llamado Trypanosoma cruzi.
A partir del alerta de una vecina tomaron intervención las autoridades de la Palúdica, quienes realizaron un relevamiento en la vivienda y comprobaron todos los elementos del ciclo biológico de la vinchuca. "Había huevos, ninfas (insectos en estado intermedio de crecimiento) y algunos adultos", expresó a El Tribuno el coordinador del programa, Mario Zaidenberg.
El profesional explicó que los insectos capturados fueron sometidos a las pruebas de laboratorios para determinar si estaban infectadas con el parásito portador del Chagas. "Afortunadamente los resultados fueron negativos y llevamos tranquilidad a los ocupantes de la vivienda", señaló Zaidenberg. No obstante, el organismo dispuso, por razones de prevención, que se realicen fumigaciones en todas las casas ubicadas en Calderón de la Barca primera cuadra y en Rafael Obligado, la calle paralela. "Lo que encontramos fue una pequeña colonia y al parecer vinieron en maderas que la familia trajo desde la provincia de Formosa", indicó el responsable de control de vectores.
Ayer la vivienda donde detectaron las vinchucas permanecía cerrada por ausencia de sus moradores. Los vecinos tomaron conocimiento de la situación cuando los operarios de la Palúdica llegaron con las mochilas al hombro y les explicaron que tenían orden de fumigar las viviendas. "Yo no sabía nada, pero la gente me explicó de qué se trataba y por supuesto los dejé pasar y cumplieron con su trabajo", contó Lidia. Un hombre que atendió por la ventana comentó lo mismo. "Yo recién llego y no sabía nada, pero si aparecieron vinchucas debe ser por la gente de al lado, porque ellos siempre traen madera", dijo. En tanto que Mirta, una vecina de la calle Obligado, explicó que vio de pasada a los fumigadores de la Palúdica, pero que desconocía la aparición de vinchucas. "El problema aquí son las cucarachas, en el verano no nos dejan vivir y no sabemos cómo combatirlas", se quejó.
"Las fumigaciones se van a realizar en cien metros a la redonda, más allá de que se comprobó que las vinchucas no estaban infectadas; lo hacemos por prevención", indicó Zaidenberg, al tiempo que advirtió a la población que tome los recaudos del caso al momento de transportar madera de la zona norte.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Luciano Luciano
Luciano Luciano · Hace 8 días

a guitarrazos matamos las vinchucas, y acompañamos su despedida con alguna zamba. Gracias museo del Folclore.

Paola Galle
Paola Galle · Hace 9 días

Qué bien... Ahora desde el Museo del Folclore, el intendente saldrá a combatir las vinchucas porque eso también era tarea de la Palúdica...


Se está leyendo ahora